“Viva España”. Apoteósica despedida en Barcelona a los soldados que partían hacia a Cuba, agosto de 1895


embarque-tropas-cuba-1895--644x362
Embarque de tropas

 

Los días 22 y 25 de agosto 1895 Barcelona ofreció patrióticas y multitudinarias despedidas a, entre otros, los soldados del Batallón de Cazadores de Barcelona que partían hacia la guerra de Cuba. Así lo contó el periodista de la época Emilio Reverter Delmás:

El día 25 por la mañana todo era movimiento y vida en el centro de la industrial Barcelona. El pueblo barcelonés se aprestaba a despedir dignamente a los Cazadores de Barcelona. […] A dicha hora formó el batallón en el patio del cuartel del Buensuceso.Se le sirvió a la tropa el desayuno y se le repartió el donativo del Ayuntamiento consistente en dinero y tabacos y las 2500 pesetas donadas por el opulento fabricante y propietario del diario La Vanguardia, don Carlos Godó.

En la plaza y calle del Buensuceso y en todas las Ramblas hasta el muelle un gentío inmenso esperaba la salida del batallón para darle el adiós de despedida. Salió el batallón del cuartel, dirigióse por las Ramblas de Estudios, San José y Centro, calles de Fernando, Jaime I y Platería a la iglesia de Santa María del Mar donde oyó misa.

Después de la misa y de tomar un almuerzo en los cuarteles de Jaime I, los soldados se dirigieron al muelle viejo de la Barceloneta. Allí se encontraban numerosas autoridades civiles encabezadas por el alcalde señor Rius y Badía y militares por el capitán general Weyler[…] A las 11 y media llegó al muelle para embarcar el batallón de Galicia, procedente de Zaragoza. La mayor parte de sus soldados eran catalanes.[…]

El aspecto del puerto de Barcelona y muelles era indescriptible. Millares de personas de todas las clases sociales llenaban por completo el muelle y la explanada. En los árboles, en las grúas, en los faroles del alumbrado público, en balcones, azoteas, en todas partes se veía gente que agitaba al aire sus pañuelos y vitoreaba a los soldados.[…] Una multitud compacta bullía por todas partes.

La guarnición tocaba música con aires alegres y nacionales. En el puerto innumerables embarcaciones atestadas de gente rodeaban el barco y contestaban a los vivas patrióticos que desde la cubierta del Montevideo lanzaban los soldados. Por todas partes se oían entusiastas vivas a España y al Ejército.

 3 días antes el 22, se habían producido escenas similares en Barcelona en el embarque de los batallones de Luchana y Asia. Delmás escribió:

Los soldados formaban animados corros donde algunos cantaban y bailaban al son de la guitarra. Otros, reunidos en pequeños grupos comían, bebían, charlaban y vitoreaban a España y Cataluña.[…] La música interpretaba aires nacionales como la popular marcha de Cádiz que fue recibida por el público con grandes aclamaciones y vivas a España. Los muelles estaban atestados por un gentío inmenso. Algo más de una hora tardaron los vapores golondrinas en transportar a bordo del San Fernando a los 2000 soldados que componían los batallones expedicionarios.

Rafael María Molina Sánchez. Historiador

Fuente: Cuba Española. Crónica de la insurrección cubana Vol 2. Emilio Reverter Delmás. Barcelona 1896

SpanSol2
Soldados españoles en formación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s