Miles de mallorquines salen a la calle para gritar clamar por la unidad de España y desmontan una carpa separatista.