La verdad es que como no fue nadie a la inauguración de la embajada de los Países nórdicos, Puigdemont tuvo que entretenerse solo jugando a colocar banderitas.

Así va el “prucés”.

banderitas.jpg