La ciudadanía, ha decidido que la población Bolvir no puede estar manipulada por un alcalde que extorsiona al dueño del circo, o al resto de la población con sus fanáticos sueños separatistas.

Ahora, por fin, todo el mundo vuelve a la normalidad.