Basta ya de jugar con las palabras. Las cosas claras. La perversión de alguien que se dice periodista y simplemente alimenta el odio, acusando a otros de que alimentan el odio, raya lo enfermizo.

Jordi Borràs @Jordiborras, es un ejemplo de demagogia ya no refinada (imposible en él), sino retorcida. En su cuenta de twitter, afirma -sin tapujos- que la “ultraderecha integrista” ha sido causante de los atentados, y la viene a equiparar con lo que denomina la “ultraderecha islamófoba”.

Esto es lo que tienen las fijaciones mentales, que impiden que la mente se mantenga dinámica. Cuando uno cree que todo lo que no le gusta es “ultraderecha”, entonces tiene un problema o varios. O no es muy listo, o tiene una obsesión mental compulsiva, o muy mala leche. O las tres cosas a la vez.

Señor Borràs, los asesinatos los han cometido islamistas que de integristas no tenían nada. Precisamente estos terroristas no se caracterizan por su práctica religiosa. Simplemente odian Occidente. Es así de claro y fácil de entender.

 

borras.jpg