fotoniño.jpg

 

Todos guardamos en nuestras retinas el cuerpo de Aylan Kurdi, el niño ahogado del drama de los refugiados. Desde pocos medios, y desde este humilde blog denunciamos cómo se había manipulado la posición de su cuerpo para conseguir una foto impactante.

Todos los medios hicieron correr estas imágenes para “despertar” la conciencia respecto a los refugiados. Y gracias a la campaña de las fotos de ese pobre desgraciado niño, Europa abrió sus fronteras y acogió a millones de personas sin ningún tipo de filtro.

Ahora nos piden que no enseñemos fotos de el atentado de Barcelona por respeto a las víctimas y sus familias. Cierto, es dolorosísimo para las familias llegar a ver las imágenes de lo sucedido con sus seres queridos. Pero no creemos que eso les preocupe mucho a los políticos.

La gran pregunta es ¿Por qué algunas fotos de muertos pueden exhibirse con total impunidad y otras tienen que ser ocultadas? ¿Quién quiere adormecer nuestras conciencias e impedir que la sociedad reaccione?

Hoy el Ayuntamiento ha convocado a un minuto de silencio en la Plaza Cataluña. Muy significativo. ¿Y por qué no una hora, o toda una vida en silencio? Nosotros preferimos gritar por la injusticia.