Increíble pero cierto. La campaña de Ómnium (in)cultural para el referendum ya ha empezado. Creíamos que la imbelicilidad nacionalista  había llegado a un límite. Pero, no tiene límites. El cartel que ha empezado a exhibir en toda Cataluña compara un tricornio y el año del 23-F, con una urna en 2017.

Una campaña así de simplona y ridícula, es tratar a los catalanes de subnoirmales agudos. ¡Por Dios! pero ¿es que se creen que somos tontos? Vamos mal, vamos mal.

 

democracia-omnium-campanya-1