Los niños son más valientes que muchos de nosotros y nos dan la esperanza de ver como rechazan un impúdico triángulo que mancha nuestra gloriosa cuatribarrada.