Más de un siglo después de la gesta, “Los últimos de Filipinas” han vuelto a ser homenajeados. Ha sido en Baler, en la misma iglesias de San Luis donde resistieron durante más de un año y el acto corrió a cargo de las autoridades filipinas.