Libro: “Del Ebro a Gandesa. La batalla del Ebro”


libro.jpg

 

La batalla del Ebro, entre julio y noviembre de 1938, fue decisiva para el futuro de Cataluña y España. En esta obra magna, publicada en 2002 el autor, un militar de origen catalán que habla con la autoridad de un experto técnico, Francisco Cabrera Castillo, nos la explica con precisión y minuciosidad, combate por combate y con una recopilación documental militar de ambos bandos exhaustiva y excepcional con especial atención a unidades como el Tercio de Montserrat.

El autor destierra con los datos en la mano versiones como la de que el general Franco tenía mejores opciones militares que luchar por recuperar la zona del Ebro. La estrategia de Franco, que dirigió en persona la batalla, fue la correcta según el autor. También desmonta la absurda leyenda separatista que habla de que los soldados republicanos del Ebro, catalanes en su gran mayoría, luchaban “por Cataluña”. La obra definitiva sobre la batalla del Ebro.

Un comentario

  1. ¿Estará Putín detrás de Puigdemont? La RSSC (República Socialista Soviética Catalana),

    Dos libros interesantes (desde mi punto de vista, claro) son los de Carlo Penchienati, un importante jefe de la Brigada Garibaldi, de las BB.II., personaje que ha sido ninguneado por historiadores y afectados (léase acusados), pero que nadie ha sido capaz de rebatir en sus planteamientos, ni siquiera judicialmente, cuando en los años 1950 y 1965, publicó sus dos libros contando las “hazañas” de muchos brigadistas que entonces aún vivían, y a los que hoy se rinde homenaje de modélicos defensores de la libertad ¿?

    a) Brigate Internazionali in Spagna (Delitti della cheka comunista), Milano, Edizioni Echi del Secolo, 1950

    b) I giustizia accsusano, (Brigate internazionali in Spagna), Roma, Arte della Stampa, 1965 (que es una versión corregida y más documentada del anterior).

    Lo que pretendía Carlo Penchienati (ÚNICO MANDO NO COMUNISTA DE LAS BB.II.) con su publicación, era hacerlo (según afirma) “en memoria de mis compañeros que acudieron a combatir en España por un ideal, caídos víctimas del sectarismo comunista”.

    Transcribo unos pedazos de texto, “directamente” relacionados con la proyectada RSSC, cuando habla sobre la formación de un Campo de Instrucción de las BB.II. en Olot (Girona), en abril de 1938:

    “Como ya se ha dicho en el capítulo anterior, cuando recibí la orden de André Marty y Luigi Longo, salí para Barcelona para organizar el reagrupamiento de los elementos en campos de instrucción cuyas sedes fijé en pequeños pueblos de Cataluña, en los alrededores de Olot, mientras en la ciudad establecí el mando de la Unidad, que tomó el nombre de “Brigada de Instrucción de Olot”.
    Los seis Batallones, uno por Brigada, que debían constituir el armazón sobre el que reorganizar las BBII, llegaron en breve a estar compuestos por 1200/1300 hombres cada uno; fui nombrado jefe del Estado Mayor, con funciones, además, de Comandante de la Brigada, porque, lógicamente, no se me podía dejar toda la responsabilidad por razones de oportunidad y al mismo tiempo ponerme a las órdenes de otro, que no habría aceptado nunca, razón por la cual no se llegó a nombrar Comandante. Se me asignó como Comisario a René Tanguy, comunista francés, chico simpático y enérgico que no me puso trabas en mi trabajo, y que, por supuesto por órdenes recibidas, no trató de instaurar un ambiente sectario ni mucho menos la “cheka”.
    ¿Qué se proponía el Partido Comunista con la constitución de esta nueva Brigada, cuyos Batallones tendrían que servir, como se me dijo, de armazón para la reorganización de todas las demás? Yo, con certeza, no lo sabía, pero el SIM español lo sabía perfectamente.

    Poco a poco, los comunistas habían infiltrado a sus elementos en todos los Servicios y en todos los despachos, apoderándose de las escalas de mando de la España republicana,….

    … los comunistas, reconstituyendo sobre nuevas bases las BBII, se hubieran encontrado con una fuerza de 30-35 mil hombres, un pequeño ejército homogéneo, compacto y disciplinado a sus órdenes, que con el apoyo de otras unidades españolas de marcada tendencia comunista, por ejemplo la División Líster, en cualquier momento habrían impuesto su voluntad y un gobierno a su gusto, en pocas palabras, una República Soviética.

    El 1 de mayo de 1938 se había celebrado en Olot la fiesta por la constitución oficial de la Brigada de Instrucción….

    … ese mismo día por la noche, me despierta la llegada en coche de un Teniente Coronel del Estado Mayor español, acompañado de otros Oficiales, que me traía un mensaje del ministro de la Guerra. Contenía la orden explícita de embarcar en unos convoyes ferroviarios que llegarían por la mañana a todos los Batallones, que los llevarían al frente y los dispersarían en varias Unidades; también tenía que disolver el Puesto de Mando y presentarme en el Ministerio de
    Barcelona.

    Sólo cuando la orden había sido cumplida y los efectivos repartidos en el tren, el Ministerio informó al Estado Mayor de las BBII o sea André Marty y Luigi Longo.

    El golpe mandaba por los aires todo el Plan que el partido había proyectado, marcando el comienzo de la decadencia de los que hasta ese momento habían impuesto su voluntad en España.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s