centinela.jpg

“CENTINELA CONTRA FRANCESES” es una soflama patriótica escrita por el catalán Antonio Capmany en 1808, en plena invasión francesa. El autor debe huir a Andalucía, a donde llega a pie. En Cádiz será diputado de las Cortes. Capmany desprecia a los pueblos de Europa que al sólo sonido de las trompetas francesas han rendido sus ciudades. Llama a la insurrección frente a la invasión del territorio y de las conciencias: “Es moda, gala y buena crianza celebrar todo lo que viene del otro lado de los Pirineos y olvidar afectadamente todo lo que huele a nuestro suelo, hasta despreciar lo que la naturaleza nos ha dispensado tan generosamente”. “La nación que vive enamorada de otra está ya medio vencida, dejando poco que hacer, en una invasión, a la fuerza de las armas”.

En “GRITOS DEL MADRID CAUTIVO” (Segunda parte del libro) comenta las normas impuestas en la capital de España por los invasores, haciendo de la ocupación un auténtico estado policial, que nada tendría que envidiar al control individualizado de masas de los estados del siglo XXI. En las plazas ocupadas nada entraba ni salía que no pasase por un sistema de control que hacía de la delación un deber ciudadano.