f4.jpg

 

La montaña de Montjuïc de Barcelona es un microcosmos de cuento de hadas colmado de galanes jardines, vergeles con umbría y lugares con mucho embeleso para huir de la agitación y del calor del cemento y del asfalto. Uno de ellos es sin duda la Font del Gat, uno de sus rincones más románticos y encantadores.

La Font del Gat  es una famosa fuente de piedra situada en los jardines de Laribal en Montjuic. La fuente está situada dentro de una arcada construida con piedra tosca y debe su nombre a la forma de su surtidor con una cara felina.

Una popular sardana (Baixant de la Font del Gat) contribuyó a su popularidad y a quedar inmortalizada. Escrita por el periodista y autor teatral Joan Amich, que narra la historia de amor entre Marieta y un soldado.

Baixant de la Font del Gat
una noia, una noia,
baixant de la Font del Gat
una noia i un soldat.

Pregunteu-li com se diu:
Marieta, Marieta,
pregunteu-li com se diu:
Marieta de l’ull viu.

 

La Font del Gat también inspiró un cuplé cantado por Pilar Alonso y una comedia interpretada con gran éxito por Pep Santpere en el Teatro Espanyol.

f3.jpgEste lugar era muy popular durante el siglo XIX, y el espacio era muy frecuentado por criadas, soldados y chicos y chicas de clase trabajadora que acudían los domingos para pasar el día, comer al aire libre y divertirse bailando. En aquella época, además, aquel rincón era bastante inhóspito y dicen que los enamorados iban allí para tener un poco de intimidad.

Debido a la numerosa vegetación que ocupa el espacio, la Font del Gat fue un lugar de reunión muy habitual en primavera y en verano, especialmente a finales del XIX. En aquella época ya se había popularizado mucho y el espacio se convirtió en punto de encuentro de grupos de gente selecta, como la Colla de l’Arròs, un grupo entre gastronómico y político que tuvo una cierta influencia en la Barcelona de finales del siglo XIX y principios del XX, y que se reunía en un pequeño edificio situado donde ahora está el Museo Etnológico.

f2El conjunto de los jardines de Laribal ocupan la pendiente que va desde la parte más alta de los jardines hasta el paseo de Santa Madrona. Se trata de un conjunto de caminos, terrazas y rincones que se adatan al relieve del terreno con pérgolas, miradores, escaleras, rampas y una cascada monumental con cuatro secciones separadas por caminos y canales, que están conectados en diferentes tramos.

La Font del Gat es todavía hoy un espacio precioso, adornado con una vegetación muy abundante caracterizada por nísperos, higueras y palmeras. Además, disfruta de una de las mejores vistas de Barcelona.

Delante mismo de la fuente, hay un edificio novecentista de 1918 que tuvo funciones de restaurante, obra de Josep Puig i Cadafalch. Puig también rehizo la urbanización de los jardines de la Font del Gat, diseñados por Jean Claude Nicolás Forestier dentro del plan de urbanización de la montaña de Montjuic cuando incorporó el restaurante. El surtidor de la fuente, en forma de cabeza de gato, fue obra del escultor Josep Antoni Homs.

El edificio fue restaurado en el año 2002. Actualmente aloja el Centre d’Estudis Olímpics i de l’Esport Joan Antoni Samaranch, centro de documentación gestionado por la Fundación Barcelona Olímpica.