productos de marketing

 

En los últimos años ha bajado de manera alarmante el nivel de los políticos españoles, incluidos por supuesto los catalanes. Las sesiones del Congreso de los Diputados o del Parlament son un show en el mejor de los casos, cuando no desembocan en un esperpento. Nos hemos acostumbrado a ver “políticos” activistas con camiseta y mochila, “políticos” ocupas que se enfrentan a la policía, “políticos” que defienden abiertamente a bandas criminales.

Todo es no importa. Lo que importa es el voto y el poder. Hoy en día es la era de la imagen y por eso es normal que aparezcan en la primera línea política personajes apuestos, perfectos productos de marketing. El bajísimo nivel intelectual unido al fuerte hedonismo imperante en la sociedad hace que estos rostros atractivos proliferen cada vez en la política.

No es oro todo lo que reluce. Tras su imagen perfecta de happy end de Holllywood, ¿Qué ideología se esconde?