santa eulalia 2

fiestas de santa eulalia

Fiestas de Santa Eulàlia

Santa Eulalia fue una niña nacida en Barcino (Hispania), lo que hoy es Barcelona, en el año 290. El 12 de febrero de 303 fue la fecha de su martirio. Es patrona de Barcelona desde tiempos inmemoriales y desde 1868 Santa Eulalia comparte el patronazgo de Barcelona con la Virgen de la Merced y, en honor a ella, la ciudad celebra en el mes de septiembre su principal fiesta mayor. La cultura popular atribuye a las lágrimas de Santa Eulalia, triste por el olvido de los barceloneses, las lluvias que a menudo deslucen las celebraciones de La Merced.

La fiesta de Santa Eulalia se celebra el 12 de febrero. En el marco de la celebración, tiene lugar la Procesión de las Laias, un desfile por las calles en el que participan gigantas de la ciudad. Entre ellas, las bautizadas en honor a la patrona, como la Eulàlia, de los Gegantons Vells del Pi, cuyo origen se remonta a 1780, o la Gegantona Laia, que reproduce la iconografía de la mártir.

Asimismo, con motivo de esta festividad, se iza en el balcón principal de la Casa de la Ciudad de Barcelona la histórica Bandera de Santa Eulalia de Barcelona

Historia de su vida

santa Eulalia, patrona de barcelona.jpgLa historia de la que se tiene constancia a partir del siglo VII, se remonta a la época romana. Según la tradición cristiana, Eulalia fue una niña, educada en el cristianismo, que vivió en las afueras de la ciudad de Barcino (Hispania), en lo que hoy es Sarriá, a finales del siglo III. Con 13 años, durante el período de persecuciones a los cristianos del emperador Diocleciano (284-305 dC), Eulalia se escapó de su hogar y fue a buscar al gobernador de Barcino, para recriminarle las represiones. El gobernador, ante la negativa de la niña a renunciar a la fe cristiana, la condenó a trece martirios, tantos como años tenía.

La tradición afirma que las trece ocas blancas que hay de forma permanente en la catedral simbolizan sus trece años y su pureza.

Según la tradición, como primer tormento fue encarcelada en una prisión oscura, para posteriormente ser azotada. En el ecúleo le fue desgarrada la carne con garfios. Luego fue puesta de pie sobre un brasero ardiendo y le fueron quemados los pechos. Las heridas le fueron fregadas con piedra tosca, para luego arrojarles aceite hirviendo y plomo fundido, además de lanzarla a una fosa de cal viva.

El noveno tormento, uno de los más conocidos popularmente, consistió en ponerla desnuda dentro de un tonel lleno de cristales, clavos y otros objetos punzantes, siendo lanzada por una calle en bajada.

Posteriormente, fue encerrada en un corral lleno de pulgas. Finalmente, fue paseada desnuda por las calles de la ciudad hasta el lugar del suplicio donde fue crucificada en una cruz en forma de aspa. Según la leyenda, durante su crucifixión se produjo una nevada, tapando la pureza de su cuerpo desnudo. También según la tradición popular, al final de su oración de que el Señor la tomara a Su Reino, la gente vio salir de su boca volando hacia el cielo una paloma blanca.

Eulalia de Barcelona fue canonizada en 633 y se convirtió en patrona de la capital catalana, donde se encuentran sus restos. Tras largo tiempo desaparecidos, los restos de Santa Eulalia fueron localizados en 878 por el obispo Frodoino en la iglesia de Santa María de las Arenas -que hoy es la Basílica de Santa María del Mar-, organizándose un solemne traslado a la catedral. En el siglo XIII las reliquias pasaron a la cripta de la Seo, reposando dentro de un nuevo sarcófago gótico de estilo pisano.

Anualmente, coincidiendo con la semana del 12 de febrero, Barcelona celebra las Fiestas de Santa Eulalia. A los actos litúrgicos e institucionales, cuya celebración se remonta al siglo XVIII, se han añadido, desde los años 1980, múltiples festejos populares en las calles, que han convertido esta celebración en fiesta mayor de invierno de la ciudad. La mayoría de actos, que se concentran en Ciutat Vella, son de tipo tradicional, como correfocs, pasacalles, bailes de sardanas o castellers.

Abundante presencia de Santa Eulalia en Barcelona

cripta de santa-eulalia.jpg

Cripta en la Catedral de Barcelona

La representación de Santa Eulalia está presente en varios monumentos y edificios barceloneses, así como en espacios urbanos vinculados a su tradición, entre los que se encuentran los siguientes:

  • La Catedral de Barcelona, que se encuentra bajo advocación de esta santa. En su cripta reposan las reliquias de la santa, siendo su sepulcro una obra maestra de la escultura gótica (1327-1339). La Catedral atesora varias obras de arte dedicadas a Santa Eulalia.
  • En la Casa de la ciudad, sede del Ayuntamiento se encuentran varias imágenes de la patrona de la ciudad. En el salón de plenos se exhibe una escultura, obra de Josep Viladomat.
  • La calle de la Baixada de Santa Eulalia fue donde, según la leyenda, la joven fue lanzada rodando, dentro de un tonel con clavos. Actualmente, en el número 9 de esta calle hay una imagen de la Santa, acompañada de unos versos de Jacinto Verdaguer que evocan este tormento.
  • En la Plaza del Pedró, donde la leyenda sitúa su crucifixión, hay una fuente con una estatua de la Santa. La obra actual es de Frederic Marès y data de 1952, ya que la original, de 1673 se destruyó durante la Guerra Civil. Sólo se conservó la cabeza, que actualmente forma parte de las colecciones del Museo de Historia de Barcelona
  • Otras versiones, como la que recoge el cronistaVíctor Balaguer en su obra Las calles de Barcelona, sitúan la crucifixión en la explanada del Llano de La Boquería. En el siglo XII, con la construcción de la nueva muralla, se ubicó aquí una puerta de acceso a la ciudad, conocida como Portal de Santa Eulalia, por estar junto a una ermita dedicada a la Santa. En 1863 donde se alzaba la ermita se instalaron los Almacenes Santa Eulalia, prestigiosa tienda de moda y sastrería de alta costura más antigua de la ciudad. Desde 1900 una estatua de Santa Eulalia, obra de Eduard Alentorn, recuerda la ermita desaparecida.
  • La calle del Arco de Santa Eulalia debe su nombre a que, según la leyenda, aquí se encontraba la prisión donde fue encerrada la Santa.
  • La calle de Santa Eulalia se encuentra, desde 1900, en el barrio de Gracia.11 Con anterioridad, muchas otras vías barcelonesas llevaron el nombre de la patrona, entre ellas la que hoy es la calle del Bisbe, junto a la Catedral. En el nomenclátor de la ciudad figuran también la Plaza de Santa Eulalia y el Pasaje de Santa Eulalia, en Nou Barris, y la calle Nueva de Santa Eulalia y el Paseo de Santa Eulalia en Sarriá-San Gervasio.
  • La Plaça del Ángel debe su nombre al ángel que, según la leyenda, se apareció aquí a la comitiva que trasladaba las reliquias de Santa Eulalia a la Catedral. En 1456 se colocó en esta plaza una imagen de la Santa que presidía el arco de acceso a la calle Baixada de la Llibreteria, entonces llamada Portal de Santa Eulalia. En 1618 se instaló en la plaza un obelisco coronado por un ángel de bronce, obra de Felip Ros, cuyo brazo señalaba a la imagen de la Santa. Ambas figuras se eliminaron en el siglo XIX, aunque en 1966 una réplica del ángel fue ubicada en un balcón de la plaza. El original se conserva el el Museo de Historia de Barcelona
  • La calle del Desert es donde, según la tradición, nació y vivió Eulalia de Barcelona. Aquí hubo una capilla dedicada a la Santa (documentada en 1463), hoy desaparecida, que da nombre a la calle, ya que el término catalán desert se refiere a una ermita ubicada en un terreno despoblado.
  • El Santuario de Santa Eulalia de Vilapicina, consagrado a la patrona barcelonesa, fue construido en un pequeño núcleo rural por entonces a las afueras de la ciudad. Documentado por primera vez en el siglo X, hoy se conserva una reedificación de 1782. Fue parroquia hasta 1905, cuando se construyó la nueva Parroquia de Santa Eulalia en el Paseo de Fabra i Puig.