purra

Moncloa no está trabajando en la preparación de una futura entrevista con el presidente de la Generalitat. Dicen que Carles Puigdemont no les ha pedido nada, pero que, en cualquier caso, no está en la agenda ni habrá una reunión en la que en el orden del día figure la negociación de un referéndum ilegal.

Mariano Rajoy, ha coincidido hoy con Puigdemont en Barcelona. Han compartido almuerzo, acompañados de empresarios y otros representantes de la sociedad civil catalana, con ocasión de la inauguración del Salón del Automóvil.

En el Gobierno se prevé que Puigdemont intentará nuevos golpes de efecto en las próximas semanas, y que entre ellos estará el de seguir con «sus maniobras para presentarse como mártir de la supuesta cerrazón de Madrid». Ahí se enmarca su recurrente insistencia en una negociación y en una entrevista con Rajoy, que luego ni siquiera formaliza como petición.

Ayer, de hecho, Puigdemont destacó que propondrá de nuevo con «énfasis y convicción» negociar el referéndum al presidente del Gobierno cuando el Pacto Nacional por el Referéndum concluya su trabajo el viernes 19 de mayo, fecha para la que prevé que podría dar por concluido su trabajo y, por tanto, abrir la negociación.