concejal-cup-ayuntamiento-barcelona-josep-gargante-1460707864851.jpg

El concejal, complejo y problemático, de la CUP en el Ayuntamiento de Barcelona Josep Garganté dejará su cargo a finales de mayo y asistirá el 26 de mayo a su último pleno municipal, tras el que seguirá como militante del partido y miembro del Consejo de Administración de TMB. Acaba así su etapa de matón institucionalizado.

Así lo ha anunciado este viernes la CUP en un comunicado, en el que detalla que la formación de Barcelona ha iniciado un proceso de relevo de cargos políticos, ya que también dejarán sus cargos consejeros de distritos (los de Sants-Montjuïc, Ciutat Vella y Horta-Guinardó) y miembros del Secretariado Municipal del partido.

La CUP ha recordado que, tras ser elegido, Garganté ya anunció su intención de simultanear su papel como concejal con su empleo habitual de conductor de autobús -aunque a a tiempo parcial- y anunció que limitaría su cargo a media legislatura. Esta dinámica de recambios, es práctica habitual de la CUP en otros municipios y en el mismo Parlament de Catalunya, asegura la CUP en el comunicado.