ay1

 

Cuando en 1941 se organizó la llamada División Azul, el Ayuntamiento de Barcelona se abocó con entusiasmo con los voluntarios. Organizó la recogida de comida y se encargó de preparar un envío de víveres como obsequio de Navidad.

La campaña municipal se concretó en 834 cajas individuales a 80,67 ptas. cada una, que contenían: turrones, mermelada, aceitunas rellenas de anchoas, pasas, higos, una botella de Anís del Mono, una botella de vino blanco y otra de vino tinto, entre otras cosas.

A cambio de los lotes navideños, los voluntarios enviaron cartas y postales de agradecimiento al alcalde Miguel Mateu, llenas de dibujos y comentarios entusiastas sobre la recepción de los obsequios y sobre cómo iba la campaña.

ay3.png

Postales que enviaban los divisionarios a sus bienechores de Barcelona