1647: cuando Cromwell prohibió la Navidad


Oliver Cromwell fue durante cuatro años, entre 1654 y 1658, el Lord Protector o dictador militar de Gran Bretaña -de Inglaterra a Irlanda pasando por Escocia y Gales- esos cuatro años fueron cruciales para la transformación del país y poner las bases para el fututo imperio británico. Llegó al poder absoluto gracias a la guerra civil que le llevó a ejecutar al rey Estuardo Carlos I. Antes ya gobernaba Inglaterra, controlando el Parlamento. La Guerra entre el Rey y el Parlamento escondía una revolución puritana que llevaría a que se cerraran las puertas para el retorno del catolicismo a las islas.

Alcanzó el poder gracias a unas tropas compuestas de radicales puritanos -el llamado “Ejército de los Santos”- sobre las que se construyó el “New Model Army”. Gracias a él, el Parlamento aplastó la resistencia monárquica, instituyendo el control de una oligarquía protestante que aniquiló muchas de las libertades otorgadas al pueblo por los monarcas. De hecho, Cromwell se llegó a auto proclamar Ley Protector disolviendo el Parlamento que le había aupado.

Cromwell era un puritano atípico pues gustaba del buen comer e incluso fumar, pero ello no quita que se comportara como el más radical de los calvinistas respecto a todo lo que sonara a divertimento popular. Por ejemplo, prohibió las peleas de gallos que tanto divertían a los ingleses o mandó cerrar las cervecerías en domingo. Y también acabaría prohibiendo la celebración de la Navidad. El Parlamento aprobó una ley, el 19 de diciembre de 1643, según la cual obligaba a “tratar el periodo de diciembre con solemnidad y humillación, ya que cualquier celebración es una incitación a la lujuria y la gula, con el insulto adicional de que se hace en nombre del nacimiento de Cristo”.

La justificación fue que era una fiesta papista. Y se estableció que el 25 de diciembre era un día de oración y ayuno para “llorar los pecados”, Se aprobó una ordenanza específica para enfatizarlo y se prohibieron los “carols” (villancicos), las cuestaciones puerta a puerta, los dulces o los excesos de comida y alcohol. De hecho, se inició un movimiento protestante contra la celebración de la Navidad que consideraba inmoral cualquier celebración que excediera a los meros servicios religiosos. Finalmente, el Parlamento inglés declararía ilegal los actos asociados al “Día del Jolgorio de los Paganos”, como se referían al 25 de diciembre.

Así, se cancelaron las celebraciones por el nacimiento de Cristo y se ordenó que dicha fecha fuera tratada como día laborable.  El propio Parlamento celebró sesión en el mismo día de Navidad entre los años 1644 y 1656. En 1647 se prohibiría «definitivamente» la fiesta. Se prohibió también la fabricación y comercialización de los tradicionales “mince pies”, un dulce típico de la Navidad británica a base de hojaldre relleno de frutas, pasas, almendras, especias y licor. Durante muchos año no se pudo entonar un villancico ni preparar una buena comida para celebrar el nacimiento del Niño Dios.

El Ejército puritano tenía permiso para confiscar las comidas preparadas para las fiestas o imponer silencio ante el canto de los “Christmas carols”. El enfado popular ante estas medidas no se hizo esperar y pronto surgieron tumultos en toda Inglaterra. Y cada 25 de diciembre la soldadesca se encargaba de garantizar que todos los comercios estuvieran abiertos. La ilegalización de la Navidad acabó por desencadenar disturbios en muchas ciudades, como Canterbury. Se publicaron panfletos anónimos donde se criticaba al gobierno y muchos argumentaban con las escrituras en la mano que había que celebrar la Navidad pues así se detallaba en los Evangelios. Mientras tanto, se mantuvo en la clandestinidad la celebración de la fiesta y las liturgias clandestinas.

Tras la muerte de Cromwell la prohibición duró dos años más, pero fue restaurada cuando el rey Carlos II retomó el trono de su padre.

Javier Barraycoa

Cartel de la prohibición de la Navidad que se conserva en el Museo de la National Army de Londres


Categorías:Religión

2 respuestas

  1. Justo lo que quieren hacer los miguelillos de la C A del Noreste de España

    Me gusta

  2. Un dictador tiránico.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

DESPERTA

Red sociocultural

A %d blogueros les gusta esto: