Último libro de Javier Barraycoa sobre la Revolución Rusa


9788418346293_portadaweb

La narración de un movimiento cuyo  fin último era, como pretendía Trotski, «volver el mundo del revés».

La Revolución Rusa sacudió al mundo en plena Primera Guerra Mundial. Como surgidos de la nada, los bolcheviques derribaron un débil gobierno burgués que, a su vez, anteriormente había hecho caer a la dinastía de los Romanov. Acogida por buena parte de la intelectualidad occidental como una nueva etapa de la historia de la humanidad, parecía que la utopía nunca había estado tan cerca de las manos que siempre soñaron rozarla.

El primer año de gobierno bolchevique fue todo un conjunto de declaraciones y legislaciones proclamando la libertad prácticamente absoluta… Pronto, la utopía se encontró con la realidad y la Rusia revolucionaria, inmersa en una terrible guerra civil, descubrió que sólo el terror podía lograr el sueño anhelado. Se coartaron las libertades prometidas, se inauguró la checa y el gulag –versiones modernas de los campos de trabajo así como de la policía secreta zarista-.

Emulando a Robespierre, se quiso cumplir con la máxima de “el terror os hará libres”. Las luchas por el poder, las purgas constantes, la sospecha sistemática, los idealismos imposibles, crearon una sociedad donde cualquier cosa era posible.

El esoterismo arraigó entre los bolcheviques ateos; los países capitalistas, especialmente Estado Unidos, apoyaron económicamente a Lenin y Stalin y los matemáticos expertos en estadísticas eran enviados a Siberia porque los datos que ofrecían no correspondían con las expectativas del poder. La nueva religión pasó a llamarse producción y la realidad fue sustituida por la propaganda.

En Rusia se suele hablar de las “aldeas Potemkin”. Son pueblos con fachadas de casas muy hermosas tras las cuales no hay nada. ¿Fue aquello la Revolución Rusa y las pasiones que levantó en este admirable pueblo para crear un “homo sovieticus” que nunca llegó nacer, como pretendieron los promotores de la revolución?

Pedidos:

Editorial Almuzara

o librería habitual.

 



Categorías:ACTIVITATS / ACTIVIDADES, BIBLIOTECA Y CITAS

1 respuesta

  1. La revolución sovietica, como antes la revolución masónica y antes la ilustración no es más que la maldición de los “intelectuales”.

    Esto es, gente que con muy buenas intenciones, mucho conocimiento libresco y tal vez inteligentes (???) que se empeñan en adaptar la realidad a sus ideas y no sus ideas a la realidad.

    Ideas totalmente humanas en las que acaban creyendo como si fueran una religión revelada.

    Esto es, si piensan que tierra es plana, forzaran a todo el mundo a obrar como si la tierra fuese plana.

    (y esa es su tercera caracteristica, además de su estulticia y su soberbia: fuerzan a los demas a hacer lo que no quieren hacer, porque son supremacistas)

    Y no aprendemos.

    Una y otra vez estas elucubraciones, que a pesar de que se llamen así mismo “cientificas”, de científicas no tienen nada, fracasan totalmente.

    No importa: el pueblo idiota tarde o temprano matará y morirá por estas elucubraciones para volver a repetir la jugada.

    ¿Qué hay después del marxismo?

    ¡El sorosismo!

    Pero los que morimos o nos quedamos sin trabajo o casa somos siempre nosotros; nunca estos multimillonarios sionistas. Estamos repitiendo la revolución rusa masónica y la revolución soviética comunista.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

DESPERTA

Red sociocultural

A %d blogueros les gusta esto: