HISPANIDAD: Genocidio norteamericano sobre los indígenas de California en el siglo XIX


 

¿Saben ustedes que antes de que Estados Unidos se apoderará de California y se la arrebatara a México en 1848 vivían allí unos 150.000 indígenas? Era la población más densa y diversa de los Estados Unidos. ¿Saben ustedes que en 1880 solo quedaban unos 16.000?

Como bien dice profesor García del Junco en su libro «Eso no estaba en mi libro de Historia de España»: «Antes de que los colonos ingleses y sus descendientes exterminaran a las tribus de los indios de las praderas, los exploradores españoles ya habían entrado en contacto con la mayoría de ellas y sin necesidad de exterminarlas.»

¿Y que llevó a los anglosajones a desalojar de sus tierras a los indígenas que llevaban siglos ocupando esas tierras? El 19 de agosto de 1848, el diario New York Herald anunció que se había descubierto oro en California. Miles de buscadores de oro se desplazaron a sus tierras.

Cuando comenzó a extraerse el oro de forma masiva, los colonos empleaban a los indígenas en las minas. Llegaron a trabajar 4000 indios para los blancos. Pero en 1850 los anglosajones prefirieron proceder a su esclavitud y exterminio.

Con la excusa de que los «salvajes» suponían una gran amenaza para la soberanía estadounidense, el gobierno de los Estados Unidos aprobó en 1850 una ley que permitía a los colonos blancos poner a trabajar a cualquier indio que no pudiera probar el origen de sus ingresos.

Al año siguiente el primer gobernador californiano, Peter Hardenman Burnett, afirmó ante los legisladores de su Estado que «debe esperarse a que se siga librando una guerra de exterminio entre las razas hasta que la raza india se extinga». Y se puso a ello.

Hardenman utilizó el dinero público en armar milicias locales para lanzarlas contra los indígenas y pidió ayuda al Ejército Federal para que apoyasen su cruzada. Llegaron a matar a todos los integrantes de un mismo poblado; en 1850 asesinaron a 400 miembros de los indios Pomo.

En 1851 y 1852 el estado de California pagó un millón de dolares a las milicias q cazaban indígenas. En algunos pueblos se ofrecía dinero por las caballeras de los indígenas. El precio iba de 5 dolares a 25 centavos. Los cazadores pedían su dinero exhibiendo, 8,10, 12 cabezas…

 

Incluso los periódicos informaban de las masacres. Así describía el «Alta California»: «La cuadrilla descendió sobre ellos y les voló la tapa de los sesos o los partió el cráneo con hachas. Incluso a los recién nacidos que llevaban en canastas…»

El asesinato en masa de indígenas continuó hasta fines de la década de 1870. En total, extinguieron al 80 por ciento de la población autóctona en 1846 por medio de masacres, y asesinatos cometidos por las fuerzas armadas y colonos estadounidenses.

Fuente: Diario de Madrid



Categorías:HISPANIDAD

6 respuestas

  1. Los indigenas de USA sobrevivieron gracias a los españoles. La prueba palpable es que a este del Miisisipi pocos quedan.

    Me gusta

  2. Seguramente, lo de los cueros cabelludos era una costumbre india relacionada con la guerra (una manera de probar el valor del guerrero mostrando una cosa personal que no se puede falsificar del enemigo muerto, su cuero cabelludo)

    Pero como se ve, cuando pagan 5 dólares 25 centavos por indio muerto en campañas de exterminio que ni siquiera los nazis usaron en toda su historia, lo de los cueros cabelludos parece ser que se ha convertido en una especialidad racista anglosajona.

    Otra cosa que solían hacer los anglosajones con algún indio muerto es hacerse una bolsa de tabaco con su escroto (!!!) curtido.

    A esto los masones lo llamaban “civilización”, que tenemos que imitar para prosperar y ser ricos y modernos como ellos.

    Me gusta

  3. Por eso mismo los anglosajones, sionistas y progresistas estadounidenses decapitaron hace poco una estatua del misionero franciscano español fray Junipero Serra, protector de los indios, acusándole precisamente de “racista”

    Evidentemente, la civilización hispanocatolica, como muy bien se dio cuenta la masonería, impide el progreso de los “buenos” y beneficia a los “malos”, (los “salvajes” )

    Sólo cabe una solución; y está tiene que ser LA final.

    Así, para los progresistas ilustrados, el exterminio y robo de los no ilustrados, especialmente si son catolico, es factor de civilización, de progreso y de enriquecimiento personal de los supremacistas de la “filosofía”, la libertad y la fraternidad.

    Me gusta

  4. En las películas del Oeste suelen pintar a los indios como “cazadores de cabelleras”, pero nunca dirán que los indios lo aprendieron de los gringos. Como tampoco dirán que a la hora de negociar o parlamentar con Gerónimo (atención al nombre; no hace muchos años apareció su partida de bautismo y la de sus padres) tuvieron que recurrir a un intérprete que hablaba con él en español. Y siempre los presentan hablando en un inglés muy chapucero y agramatical, que para traducirlo al español en los doblajes al español lo que hace es ponerlo como hablan los turistas gringos, pero qué casualidad, al sur del Río Bravo nunca se verá a un indio hablando en español, aunque no sea su lengua materna, hablar como los indios de las películas (en realidad en inglés los tienen a poner hablando como los negros analfabetos; otra raza despreciada por esos racistas protestantes). Y por supuesto presentan a su genocida conquista del Oeste como si fuera una gran epopeya, cuando para epopeya americana la de Cabeza de Vaca. Los yanquies llegaron arrasando y empujando a los indios al echarlos de sus tierras, con lo que estos se veían obligados a entrar en tierras de otros indios y surgían conflictos en los que a veces tuvieron los españoles que hacer de sherif para evitar que se pelearan entre ellos. Siempre se ve en el cine a los indios a caballo, pero no se dice nada de que tenían caballos gracias a los españoles. Ni de que casi todo el vocabulario del Oeste consiste en palabras españolas mal pronunciadas por los gringos pero que nosotros nunca hemos tenido que traducir en las películas porque ya eran españolas (rancho, lazo, corral, rodeo…). Las carretas de las caravanas no tienen la forma más cuadrada y habitual de los carros, sino que son una versión muy cutre y mal hecha de las carretas del Rocío. Y cuando llegaron al Oeste ya había muchas ciudades de nombre español con casas de adobe y calles empedradas como en Hispanoamérica, mientras que los vaqueros se construían esos pueblos que vemos en las películas con casas de madera (en un incendio desaparecen) y calles sin empedrar (polvo en verano y fango en invierno). Pero la historia la escriben ellos y Hollywood es su instrumento de propaganda y proyectan una imagen falsa de la realidad y se atribuyen toda la gloria.

    Me gusta

    • California es un legado español. Si traicionan las bases establecidas en 1769 -79 colapsará y se autodestruira. California ha llegado a donde ha llegado, por España. Por los españoles que la fundaron. Ahora los indigenistas y sus financiadores reniegan de los valores de la fundación. Que son los que les ha permitido contarla y sobrevivir al genocidio perpetrado en el este.

      Me gusta

Trackbacks

  1. Los (pijo)demócratas californianos se unen a la farsa indigenista contra Cristóbal Colón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

DESPERTA

Red sociocultural

A %d blogueros les gusta esto: