LAZOS Y PRESOS NEOLÍTICOS


 

 

Que la retirada de lazos amarillos se haya convertido en un asunto de Estado, en donde hasta los Mossos d’Esquadra son utilizados sin disimulo como fuerza disuasoria y represiva, ejemplifica cómo los catalanes lealistas han dado la vuelta a una campaña diseñada por la Generalitat en un intento por maquillar el ridículo de Puigdemont, la tribu-CUP y ERC el otoño pasado. También demuestra de qué manera los otros catalanes, que hasta 2017 habían permanecido ausentes en las calles, han logrado organizarse al margen de los partidos políticos superando una espiral de silencio a la que estaban siendo sometidos, desde hacía cuarenta años, por la felonía de unos partidos políticos que decían representar a todos los catalanes. Porque catalán, antes del procés, era quién vivía y trabajaba en Cataluña, no quien ponía churros amarillos en playas y avenidas.

A esta utilización partidista de los Mossos, hay que añadir una criminalización de manual de los opositores al Règim desde las cloacas de la Generalitat, que sin ser un Estado funcionan a tutiplén. Habría que investigar, así mismo, los motivos del porqué al separatismo golpista esto del subsuelo y el alcantarillado siempre les ha puesto tan cachondos. Que en Cataluña nos desgobiernan una pandilla de lunáticos, incapaces de la más mínima ecuanimidad lo tenemos en el hecho que hasta ahora, el quemar una bandera de España, guillotinar la foto del Rey, talar los cipreses en la casa de Boadella o volar una oficina de Hacienda, eran actos de libertad legítimos del pueblo. Por el contrario, tunear un lazo amarillo con pintura roja es un acto de intolerancia inaceptable de unas bestias genéticamente taradas que, curiosamente, nunca poseen la categoría de pueblo ni de catalanes.

Todo esto de la retirada de lazos y las brigadas de limpieza ha estallado en el larguísimo paréntesis, donde sus lustrosas señorías del tres per cent, han decidido tomarse unas vacaciones de casta para rediseñar sus estrategias de conflicto-edípico contra España, esto último también de manual, pero lacantiano. Si cerrar el Parlament durante meses y por la jeta, se instaura como derecho adquirido, no es de extrañar que a este paso tengan previsto abrir para la temporada, como hacen las buenas horchaterías de barrio. Tampoco ha rebajado la tensión que Quim Torra en pleno mes de agosto  llamara a la resistencia de sus CDR tras el arroz con bogavante de rigor, mientras Junqueras cena sopa de rancho taleguero cada martes y domingo de semana.

Para colmo, los medios del Règim están advirtiendo de que se avecina un otoño de infarto. ¡No te jode! Tras cinco meses haciendo el indio por media Europa,  con todos los gastos pagados y tocándose lo que no suena, como para no sorprendernos en octubre con alguna astracanada de las suyas. Porque como el mundo nos observa, son capaces de proclamar siete u ocho repúblicas de chichinabo, declarar la guerra a Francia y acabar con el bicing en Barcelona en dos semanas.

Menos mal que para esas fechas estaré de vacaciones en Waterloo.

Sandra Ventura

2 comments

  1. Muy sencillo Santi, no piensan llegar a ninguna parte, sólo piensan mantener la poltrona del poder que tan magníficos sueldazos les proporcionan…mientras el estúpido “poble catalá” ( esto dicho “sine animus iniuriandi”) les mantenga en el “palau” con sus votos…
    ( he visto una “foto” de Puifugit con su atuendo de pasror guiando un sumiso rebaño de ovejas, todas con su lacito amarillo, y entonando aquello de “Prietas las filas, recias, marciales,nuestras escuadras van…”) lo malo es que no saben dónde…

  2. Estos últimos días hemos asistido a una subida de temperatura de la “fiebre amarilla”. Ya no es una campaña de sonrisas, si no de agresión. Primero a una pobre ciudadana a la que un energúmeno insulta y rompe la nariz por quitar churros amariloos, aunque el agresor diga que “por civismo” (Éso no se lo cree ni él mismo). Y, días después, en una manifestación en apoyo a la agredida, algún otro energúmeno confunde a un pobre cámara de TeleMadrid con uno de la cómplce de la fiebre amarilla; TV3. Y, para arreglarlo, un Quim Torra que no baja del burro y no ve más allá de la “independencia” en la que insiste siempre que puede, venga o no a cuento..

    Quienes han provocado todo este desastre, afirman que no hay división ni fractura en Catalunya. Lo cierto es que sí, pues familias y amistades han quedado fracturadas por los churros amarillos de las narices. ¿A dónde piensan llegar?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s