Una noche con la ‘brigada de limpieza’ de lazos amarillos en Cataluña: “Queremos que nos respeten” (El Mundo)


 

Los ciudadanos que, organizados por un "coordinador", salen por las...

Los ciudadanos que, organizados por un “coordinador”, salen por las noches a retirar lazos, se tapan las caras para no ser identificados por miembros de los CDR (Comités de Defensa de la República) y tomen represalias contra ellos. MARGA CRUZ

La batida de «limpieza», nocturna como siempre, comienza a las 23:00 horas. El punto de encuentro está a 40 kilómetros del Parlament, en la parte trasera de la gasolinera de Alcampo, frente al Centro Comercial del municipio de Mataró. La primera en llegar es una señora jubilada que se enciende un cigarrillo tras otro. «Yo empecé a quitar lazos amarillos por mi cuenta, en mi pueblo, hasta que contacté por redes sociales con el grupo y ahora organizamos salidas todas las semanas», explica.

Poco después aparecen otras dos personas. Otra mujer y un hombre que pasan la treintena. Él se prueba un casco de minero con la cámara GoPro incorporada y enseña la pértiga de cinco metros que se ha comprado esta semana en el Lidl por 13 euros. Ella cuenta que se siente intimidada porque entre los CDR (Comités de Defensa de la República) circulan las fotos de la matrícula de su coche y saben donde vive. «En mi pueblo me señalan cada vez que me ven», asegura.

Casi 20 minutos después de la hora fijada aparece el «coordinador». Sólo él conoce la ruta que van a hacer. «Es por seguridad, porque si no se puede filtrar a losseparatas y pueden venir a por nosotros», cuenta. Horas antes ha recorrido la zona en busca de los «puntos calientes de material independentista». Lo tiene todo organizado. A su lado está la única persona a la que no le importa que salga su nombre. Se llama José Casado y es el rostro televisivo y portavoz de los Segadors del Maresme, una de las brigadas clandestinas, antítesis de los CDR, que recorren los pueblos de Cataluña arrancando la propaganda independentista: lazos amarillos, esteladas y carteles.

Antes formaban parte de los GDR (Grupos de Defensa y Resistencia). Ahora han cambiado las iniciales porque, como dice José, no comparten las «líneas tan duras de actuación» de otros grupos. «Estamos dentro de los CBL (Cuerpo de Brigada de Limpieza). Llevamos saliendo desde enero, pero nuestra lucha emerge con elreferéndum ilegal de octubre, como una contramedida de respuesta a los CDR que están llenando toda Cataluña de lazos amarillos», explica el portavoz.

Su grupo, los Segadors, lo forman 50 personas y su centro de operaciones es la comarca del Maresme. En total, por toda Cataluña, hay establecidas 20 de estas brigadas. Ellos aseguran que hay más de 600 personas, de todas las edades, que salen cada semana a «limpiar» su tierra. Algunas están registradas como asociaciones y otras no. Y luego aparecen esporádicamente sus «colaboradores», los llamados «lobos solitarios» que quitan de las calles por su cuenta los lazos y se los entregan en sacos a las brigadas.

José y el «coordinador» guían con los coches al segundo punto de encuentro, una vía de servicio a 20 kilómetros donde espera el resto del grupo. En esta operación se han juntado 12 personas. El «coordinador» les reúne en círculo y comienza a dar las instrucciones. «No se toca la propiedad privada, sólo se retiran los lazos, pancartas y esteladas de fachadas públicas», indica.

Tienen vehículos grandes y en los maleteros llevan escaleras, tenazas y pértigas. Usan una aplicación de walkie talkie en el móvil para comunicarse y se tapan las caras con pasamontañas y gorras. Temen que los CDR los identifiquen y tomen represalias. Y, ahora, también toman precauciones con los Mossos d’Esquadradespués de que la policía catalana identificara el pasado viernes 17 de agosto a 14 personas mientras arrancaban lazos amarillos en pueblos de Tarragona.

Desde la Conselleria de Interior de la Generalitat les acusaron de «posibles infracciones graves» con multas que pueden ir desde los 600 a los 30.000 euros de sanción basándose en la Ley de Seguridad Ciudadana, conocida como Ley Mordaza. Por ello, los de la brigada de Segadors han creado un sistema de alertas: si aparecen los Mossos, la palabra de seguridad es «hola, hola, hola». Si son los CDR, tienen que decir por los walkie la palabra «alerta».

La primera parada es en el pueblo de Riudarenes (Gerona, 2.120 habitantes). Y el objetivo prioritario es la gran estelada que cuelga de la torre de la iglesia. Tras la vuelta de reconocimiento con los coches, la brigada se divide en «limpiadores» y «vigilantes». No hay nadie por las calles. Algo que aprovechan para acercarse a la iglesia con una escalera. El hombre del casco de minero se sube y con la pértiga intenta alcanzar la estelada. No lo consigue. Lo vuelve a intentar durante diez minutos sin suerte. Únicamente consigue rasgar el bajo de la tela. «Cada vez las cuelgan más alto y mejor sujetas para que no las quitemos», se justifica.

Los ‘Segadors del Maresme’ tratan de quitar un lazo en Riudarenes.

Es como el juego del gato y el ratón. Los independentistas mejoran la logística y la sujeción de sus insignias. Y los constitucionalistas emplean mayor esfuerzo y materiales para hacerlos caer. «Hacemos esto por un tema político, pero también como medida medioambiental. Los lazos son de plástico y luego acaban en el mar. Es muy peligroso. Nosotros los recogemos en sacos y los guardamos en distintos almacenes que tenemos», dice uno de los «limpiadores» de Segadors. Aunque, durante esta noche, su objetivo principal son las esteladas. Y son de tela.

Tras el primer intento fallido, la segunda parada es frente a una especie de monolito bañado en carteles que piden la libertad de los políticos presos y varias fotos de Oriol Junqueras. Tres de la brigada son suficientes para arrancar todo el material en segundos. Los restos de los papeles caen al suelo y se quedan allí. El tercer objetivo es una estelada sujeta a un palo encima de un generador. «Estoy delante del objetivo», dice una de las «limpiadoras» por el walkie.

De camino, el hombre del casco muestra la linterna que se ha comprado para las operaciones. «Tiene una luz especial que deslumbra al enfocar. La tengo para cuando salgan los CDR a hacernos fotos y así pegarles un fogonazo que no les deje pillar la matrícula de mi coche», dice. Otro de los hombres de la brigada, uno de los más jóvenes del grupo, cuenta que cuando se han cruzado a independentistas durante sus acciones han tenido más de un conflicto. «Nos han insultado, agredido, tirado botellas… Nosotros hacemos esto de madrugada, porque no queremos tener ningún problema».

Uno de los voluntarios recoge la simbología independentista. | MARGA CRUZ

Después de un rato dándole vueltas a cómo quitar la estelada, ven que es inviable. «Nosotros las quitamos, ellos las vuelven a poner más altas y las volvemos a quitar. Así todo el rato», protesta una de las mujeres. «Me agota ver todo amarillo, no es justo. Aquí estamos asfixiados. Nos tapamos porque si vienen los CDR nos graban y lo suben a las redes sociales. Te buscan y descubren donde vives», añade otra chica, que hace de «vigilante» durante las batidas. «En mi portal han escrito ¡Puta España!», sentencia la señora que no deja de fumar.

La cuarta parada es a las 2:30 horas en una de las rotondas de Riudarenes. Vuelven a intentar quitar con las pértigas subidos a la escalera otra estelada sujeta con un cable a un lazo amarillo. No lo consiguen. Están nerviosos. Se han sumergido hasta el fondo en su papel. Una hora después el objetivo son los lazos amarillos que están por todo el municipio de Caldas de Malavella. Quitan sin problema los lazos que hay frente al Balneario Vichy Catalán, los que están atados a los árboles de los parques y los que están sujetos a los olivos de las rotondas.

La «limpieza» termina a las 5:00. Muchos de los de Segadors tienen que entrar a trabajar en apenas tres horas. No han tenido ningún encontronazo con los independentistas. Los pocos vecinos que circulaban en coche a esas horas pasaban de largo. «No pararemos y seguiremos saliendo hasta que los independentistas nos respeten y dejen de llenar nuestras calles con sus propagandas», avisan. Antes de irse, se hacen dos fotos: una con los cuatro sacos con lazos que han quitados, tres esteladas y tres carteles. Y otra sujetando entre todos una gran pancarta al revés con las caras de Junqueras, Forn, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart mirando hacia abajo.

 

FUENTE: EL MUNDO

3 comments

  1. Las calles catalanas son de todos.
    Nadie parará el gran movimiento social de catalanes españoles limpiando de corrupción amarilla sus calles.
    ¡Es IMPARABLE!!!
    ¡Visca Catalunya, Viva España!
    ¡ VIVA EL REY FELIPE VI !

  2. Es muy importante que los diarios de papel de Madrid vayan a pasar unas horas con Los Comités de Brigada de Limpieza en Cataluña porque hay muchas personas fuera de Cataluña que no quieren saber nada, hay unos que si que los van a leer, pero otros aunque los ojeen,no se enteran, porque filtran como los fanatizados independistas,es como si fueran ciegos selectivos,en el bar en el que paro, el camarero no sabe o no quiere saber, que puede haber problemas económicos graves a partir de enero de 2019,según le he oído al catedrático de Economia de La Universidad Politécnica de Madrid, él dice que no ha notado nada en su negocio y hoy tenía una conversación con un señor que era admirador del Fútbol de Barcelona y quería que el Madrid perdiera, a mí me parece esto un sacrilegio,pero ya he aprendido a callarme y no meterme en conversaciones inútiles,ser del Barcelona fuera de Cataluña lo es hasta el gran Fernando Paz, yo nunca he sabido pertenecer a esas tribus,estaba sobreviviendo y no tenía interés en esas tribus,me gusta que gane Rafa Nadal en el tenis porque es un gran español, pero nunca me he aprendido las reglas del tenis y por tanto me aburro y no veo partidos,yo jugaba bien al fútbol pero ahora no soy capaz de ver un partido de fútbol, me aburro mucho,sin embargo me gustaba ver el Tour y como escalaban aquellas enormes montañas,nos queda el recuerdo del gran Indurain porque otros dos escaladores no supieron vivir sin escalar y murieron por las drogas,uno era español y otro italiano.A mí me preguntaban los alumnos qué de qué equipo de fútbol era y yo les decía: primero que solía estar en Segunda, excepto la gesta que hizo con Valdano,el entrenador Argentino.Cuando me he enterado que Roberto Centeno era republicano de La Segunda República he dejado de tener interés por la hecatombe a la que va España económicamente.

  3. Todos los que estamos libres de nacionalismo y de “lazismo”! tendríamos que salir en tromba a la calle a hacer caer churros y demás parafernalia independentista, para que los “lazis” vieran que hay más catalanes con “seny” que separatistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s