Entrevista a Jordi Canal, por Xavier Rius:


jcanalok.jpg
Jordi Canal

 

Entrevista de Xavier Rius a Jordi Canal en E-notícies.

Aprovechando las últimas elecciones le hice una entrevista al historiador Jordi Canal (Olot, 1964) a ver si podía aclararnos algo sobre el proceso. Fruto de ello se lanzó a intentar explicarlo en un libro: “Con permiso de Kakfa” (Ediciones Península), que acaba de salir. A medio camino entre la recopilación histórica, la crónica periodística y el ensayo político. Se pude estar de acuerdo o no con el autor, pero nadie podrá negar que los datos que aporta van a misa. No en balde es profesor de la École des Hautes Études en Sciences Sociales de París (EHESS)

– ¿Qué diría Kafka del proceso?

Me parece que le sorprendería, como a casi todo el mundo. Y admitiría, posiblemente, que tiene mucho de kafkiano.

– Usted dice que “terminará mal, muy mal”. ¿Más todavía?

Sí, es posible. Puede haber más violencia, más enfrentamientos, más fractura… Para Cataluña y para España ha sido ya un desastre. Tenemos una sociedad menos cohesionada, más enfrentada y más fracturada. Las pérdidas económicas han sido muy elevadas. Con la inacción gubernamental se ha desatendido la sanidad, la enseñanza, la cultura, las infraestructuras, etcétera. Las instituciones, en especial la Generalitat y el Parlament de Catalunya, están bastante desprestigiadas, tras los lamentables espectáculos vividos en 2017. No va a ser fácil rehacer todo lo destruido o deteriorado en los últimos tiempos. Ni la relación con España ni tampoco la propia articulación interna. El proceso ha dejado dos Cataluñas bien distintas y en colisión. No resultará sencillo volver a convertirlas de nuevo en una única Cataluña. Se tardará mucho tiempo. Quizás ya nunca más se pueda hacer…

– ¿Pujol plantó la semilla?

Se podría decir que plantó una semilla, la de la nacionalización, que dio más frutos de lo esperado y que se descontroló como consecuencia de las circunstancias vividas a principios del siglo XXI.

– También afirma que Maragall “tampoco está exento de responsabilidad” y que el Estatut abrió la caja de Pandora

Se creó un problema nuevo. El Estatut no respondía, en 2003, a una demanda de la sociedad catalana, sino a las necesidades de la propia clase política. En primer lugar, a las del propio Maragall, que quería mostrar que era tan nacionalista, o más, que Pujol, y dejar atrás las acusaciones de sucursalismo y de ser “malos catalanes” que el pujolismo dirigió al socialismo desde la época del caso Banca Catalana. A Esquerra, la reforma del Estatut le permitía utilizar su peso en el gobierno tripartito para avanzar en la extensión del independentismo. Y, desde la oposición, a CiU le daba alas tras la dolorosa derrota de 2003. Inventaron entre todos un problema que acabó por escapárseles de las manos. No puede olvidarse que, desde 2004, el PP no salía del asombro de la derrota y el PSOE del de la victoria. Un cóctel político que, con la llegada de las crisis de 2008 –económica y financiera, pero también de sistema político, generacional y moral-, acabó explotando. Antes de la sentencia del Constitucional, en 2010, la situación de enfrentamiento y crispación era ya muy preocupante. La estrategia de elaboración de un Estatuto que todos sabían que era anticonstitucional no fue gratuita, sino muy bien pensada. La movilización por la vía del agravio y el victimismo no faltó y fue exitosa, acompañada de recogidas de firmas y boicots comerciales desde otros sectores. Este tipo de reformas son muy delicadas y no pueden plantearse con irresponsabilidad y frivolidades.

– Ferran Mascarell es uno de los que sale mal parado en su libro

No es el único. Además de su capacidad de transitar impunemente del socialismo al masismo convergente y al independentismo, ha intentado ser uno de los ideólogos del proceso. Ha fracasado en el intento y ha acabado alineándose con los acólitos de Puigdemont. Incluso su nombre ha sonado para presidir la Generalitat, lo que da buena medida de lo mal que van las cosas. Mi crítica en el libro, en cualquier caso, tiene que ver con la idea difundida por Mascarell de que el proceso y el independentismo de hoy no tienen casi nada que ver con el discurso identitario y el relato nacional-nacionalista. Que asegure que el relato, los mitos y la historia son ajenos a lo que ocurre en los últimos años produce bochorno viniendo de la persona que estaba, en la Generalitat, al frente de la Cultura en 2014, cuando tuvieron lugar los magnos y carísimos actos del Tricentenario.

– ¿A qué se debe el “espectacular crecimiento” –son palabras suyas- del independentismo en Cataluña?

A varios factores, sin duda, todos vinculados con los cambios que se producen en la Cataluña del siglo XXI, más los efectos del proceso exitoso de nacionalización del pujolismo a través de los medios de comunicación, la escuela y la construcción institucional. El nuevo independentismo es la reacción de una sociedad rica, con las clases medias a la cabeza, que no quiere cambiar ni verse afectada por la crisis económica y social, que está enamorada de sí misma y que se considera superior a sus vecinos españoles. El cambio generacional no es ajeno a todo ello. Todo envuelto en un relato positivo y atractivo, que promete la felicidad tras la puerta. En épocas críticas todas estas cosas funcionan, hoy y ayer, aquí y en todas partes. Casi la mitad de los catalanes ha abrazado la nueva religión del independentismo: creen y tienen fe en ello, organizan grandes procesiones, siguen a los apóstoles de la causa y consideran positivo el martirio. Por eso todo diálogo es dificilísimo. Las emociones y sentimientos han sustituido o complementado a la razón.

– ¿Qué le parece la generación soberanista que está surgiendo ahora: Elsa Artadi, Eduard Pujol, Quim Torra …?

Más sectaria si cabe que la generación precedente. Y de un nivel político muy, muy bajo. El lamentable espectáculo que dan día tras otro lo muestra con claridad.

– Usted define a Puigdemont como un “político gris, mediocre como diputado y como alcalde”

Sí. No se le conocen grandes realizaciones, ni grandes iniciativas, ni grandes discursos, ni grandes obras teóricas.

– ¿Entonces cómo ha llegado a presidente?

Precisamente por esta misma razón. Tras tirar a Mas a la papelera de la historia, como decían los cupaires, todos los implicados querían un presidente de la Generalitat débil, gris y manipulable. Y pensaron en Puigdemont, ayudados por personajes que siempre han estado al lado de los políticos durante el proceso, como Rahola, Antich o Madí. Mas pensaba que podría controlarlo y desplazarlo en el futuro para volver él mismo. Desde ERC le consideraban uno de los suyos, por independentista de toda la vida, y un rival de poca talla. Lo mismo se imaginaba desde la CUP, además de valorar sus buenas conexiones gerundenses con Puigdemont. Pero el nuevo president acabó por devorarlos a todos echándose al monte, llevando la demagogia a extremos increíbles y asumiendo la gloriosa figura del martirio por la causa nacional.

– A pesar de los presuntos casos de corrupción, considera que Pujol era un “estadista”

Como mínimo tenía en la cabeza una idea de lo que quería que fuesen Cataluña y España a medio y largo plazo. Su empeño de construir Cataluña fue un éxito. Era evidentemente una de las Cataluñas posibles, la nacionalista. Después de lo que hemos sabido en los últimos tiempos, resulta complicado analizar con distancia y ecuanimidad la figura de Pujol. No obstante, Jordi Pujol y Josep Tarradellas han sido los únicos dos grandes presidentes de la Generalitat, a pesar de todos sus errores y faltas. Están a años luz de los demás.

– ¿Uno de las características del proceso han sido las conversiones? Romeva, por ejemplo. El propio Mas no era indepe

Convertir es otro término que indica el carácter religioso del nacionalismo. El caso más espectacular es seguramente el de Artur Mas, ya que lo hace desde la cabeza de su partido y desde el gobierno. Además de las convicciones, en esta conversión pesan mucho tres elementos: el intento de controlar las movilizaciones populares independentistas, la posibilidad de esconder los profundos recortes de 2010-2012 y la voluntad de desviar la atención de los casos de corrupción que afloraban por todas partes en Cataluña. No ha sido el único político que ha usado la defensa o crítica del proceso para tapar corrupciones.

– ¿Qué les han dado a los jóvenes? Incluso a los periodistas más jóvenes. Parece que quieran emular a Terribas

La nueva generación pide paso y ya no lo hace con las reglas del final del siglo XX. El independentismo ha canalizado en Cataluña el descontento juvenil.

– ¿Cómo ha contribuido TV3 o Catalunya Ràdio al proceso?

Son, sin duda, uno de los pilares fundamentales del proceso. Se han puesto total y descaradamente a su servicio. También lo ha hecho la prensa generosamente subvencionada, en especial la digital que impulsan periodistas como Antich o como Partal.

– ¿Hay listas negras en Catalunya?

Sin duda alguna. Y me temo que tanto usted como yo mismo estamos en ellas.

– ¿La inmersión lingüística ha contribuido? ¿Hay “adoctrinamiento” o es una invención?

La inmersión ha sido un elemento más del proceso de nacionalización. La lengua vehicula visiones del mundo. Ha habido adoctrinamiento en algunos casos, pero lo que ha habido sobre todo es un uso esencialmente nacional de las cuestiones lingüísticas. El modelo de escuela catalana es nacionalista, en lengua y contenidos.

– Parece que los catalanes tropecemos siempre en la misma piedra: 1640, 1714, 1934, 2017. De momento siempre hemos salido perdiendo

Me resulta difícil poner en el mismo nivel estos cuatro momentos. Eran sociedades totalmente distintas y lo que se dirime en estos conflictos es esencialmente diferente.

– Es especialmente jugoso el capítulo dedicado a los cuchillazos entre historiadores. Usted salía incluso en un anónimo. ¿Hay historiadores que han antepuesto la política a la historia?

Una buena parte de los historiadores catalanes se ha convertido al independentismo y piensan que la historia puede o debe ser puesta su servicio. Algunos lo hicieron antes con otras causas, como el comunismo o la revolución. Josep Fontana es un buen ejemplo. En este país ya hace tiempo que se perdió la idea, en especial entre los que se dedican al mundo moderno y contemporáneo, de que la historia era un oficio. No es de extrañar que el peso de la historiografía catalana sea hoy en el mundo insignificante, con algunas celebradas excepciones.

– ¿El proceso vuelve a empezar? Usted mismo dice que “no ha terminado”

No vuelve a empezar, sino que continúa. No hay salidas claras por ningún lado.

– ¿Hay algún Gandhi en el independentismo?

No, ni uno.

– La última pregunta. Ahora le pido que haga de adivino, no de historiador: ¿Qué pasará si hay elecciones?

Unas nuevas elecciones no pienso que cambien casi nada. Los resultados no variarían demasiado, me parece, y seguirían existiendo las diferencias actuales entre porcentajes de voto y número de escaños. Los dos bloques parlamentarios actuales representan perfectamente a una sociedad dividida como la nuestra. / Una entrevista de Xavier Rius.

 

INTERVENCIÓN DE JORDI CANAL EN EL IV CONGRESO DE CATALANIDAD HISPÁNICA

One comment

  1. A mí me parece que este periodista Xavier Ruiz es bastante torpe haciendo entrevistas o escribiendo.Le hace preguntas tontas a este gran historiador.Es la segunda vez que lo leo y vuelvo a tener la misma percibir.¿ Sabe de verdad qué hizo Ghandi este Xavier Ruiz ? Estos catalanes golpistas son seres inferiores,
    igual que toda la pandilla del Gobierno del Estado que son cómplices del golpismo.El historiador se equivoca, según mi humilde opinión, acerca del mafioso enano Jorge Pujol.Tarradellas era un ilustre, Jorge Pujol fue un gran ladrón, un tipejo que tiene que estar encarcelado, mientras no traiga el dinero que tiene en Panamá aunque tenga 100 años.No puede comparar a un ilustre como Tarradellas con el tipejo que quería llenar Cataluña de islamistas que sólo hablaran en catalán y que desapareciera el castellano o español.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s