Relación entre Granada y Cataluña (3): la toma de Granada


Relación entre Granada y Cataluña (1): una réplica de la fuente de canaletas

Relación entre Granada y Cataluña (2): los pactos con Mohammed V de Granada

la_rendicion_de_granada--644x362

En la guerra de Granada (1482-92), la situación había cambiado notablemente para los catalanes. Formaban parte del reino de Aragón y éste, a su vez, se había unido a Castilla por matrimonio con Isabel I. Por eso no quedaba bien que siguieran los comerciantes comerciando con el emir de Granada. Las tropas catalanas que participaron en Granda fueron une unos 2.000 caballeros a las órdenes de Isabel y Fernando. Respecto a la flota la aportación fue muy importante. La flota aragonesa-catalana, era muy potente, y participó en la toma de la ciudad de Málaga, en la vigilancia de costas y el aprovisionamiento.

Cuando los Reyes Católicos entraron finalmente a Granada, les acompañaban unos 1.500 caballeros catalanes (sin contar aragoneses), más unos centenares de arqueros y peones. Pero antes hubieron contratiempos que tuvieron que repararse. En 1485, cuando los reyes estaban en Alcalá comandando el cerco de Granada, una facción de catalanes propició un levantamiento en aquella región aprovechando la lejanía y debilidad de la Corte. Tuvo que intervenir el rey Fernando para que la Diputación de Barcelona apaciguara los ánimos.

Pocos años después, los comerciantes catalanes acudieron en auxilio para proveer a los ejércitos castellanos. Ocurrió en el cerco de Baza, en 1489, donde las tropas estaban ateridas de frío y hambrientas. Cuenta la crónica de Antonio de Nebrija que acudieron muchos nobles con sus ejércitos; y también muchos mercaderes de Aragón, Valencia, Cataluña y otras ciudades de Castilla que aprovisionaron a las tropas: “Todo cuanto se pedía se hallaba, hasta sedas labradas y brocados, formándose calles enteras de todas las cosas”.

Cuando los Reyes Católicos entraron finalmente a Granada de los 1.500 caballeros catalanes que les acompañaba, una buena parte de ellos se estableció en las nuevas tierras conquistadas a los musulmanes. En los libros de reparto y apeos se puede descubrir un gran elenco de apellidos de origen catalán. Aquellos catalanes se diluyeron entre la sociedad granadina del XVI y XVII, mayoritariamente castellana. Varios consiguieron ocupar altos cargos, acumularon propiedades e incluso se mezclaron en el clero. Incluso un catalán nacido en Barcelona alcanzó la mitra arzobispal granadina: Galcerán Albanell (arzobispo de Granada entre 1620 y 1626. Está enterrado en la capilla de Santa Ana de la Catedral).

2 comments

  1. Dos cosas que cambiaría en el articulo:
    1. Cataluña formaba parte de la Corona de Aragón, no del reino de Aragón.
    2. ¿Lo correcto no seria flota aragonesa (en referencia a la Corona), en lugar de aragonesa-catalana? Ya que también habría muchos valencianos y baleáricos.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s