Impresionante, llegan, se ríen de la propia función que deben ejecutar, no cumplen su obligación y se van riendo entre aplausos. En la jornada de ayer, los Mossos han dejado de ser un cuerpo policial que no nos representa a la mayoría de catalanes. Y han pasado a ser una policía política.