mossos-d-esquadra-s-catalan-regional-police-chief-josep-lluis-trapero-attends-a-news-conference-in-barcelona-spain-august-31-2017-reuters-albert-gea.jpg

El mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, ha dado instrucciones a todas las unidades del cuerpo de que el 1 de octubre, en cumplimiento del mandato judicial, requisen urnas y material en los colegios electorales y los cierren para evitar el referéndum antes de las 6 horas del domingo.

Según el documento, al que ha tenido acceso Europa Press, una patrulla uniformada acudirá a cada uno de los puntos de votación que estén ubicados en edificios y locales públicos y requisarán urnas y papeletas antes de esa hora.

Se identificará y comunicará a las personas en el interior que lo tienen que desalojar antes de las 6 de la mañana del domingo y se procederá a su cierre, aunque en el caso de que no sea posible por las actividades que se prestaran en su interior, se advertirá a las personas identificadas que tienen que avanzar la actividad.

Sin embargo, los Mossos no emplearán una fuerza desproporcionada. Según un documento interno remitido hoy por el mayor Trapero a los agentes del cuerpo, la policía autonómica no empleará en ningún caso sus defensas extensibles si antes no media un ataque directo contra ellos o contra otros manifestantes. En los casos de resistencia pacífica, deberán desalojar a los manifestantes sin violencia.