“Las ventajas de vivir en una Región independentista”, Javier Barraycoa


sepa

 

A muchos les extrañará un título así de contundente, y más en medio de un estado de casi de excepción que vive la nación española. Y para más inri, sorprenderán que vengan de un catalán que se siente profundamente español. Pero me reafirmo en el título. Ciertamente vivir en una región independentista permite reconsiderar constantemente la causa de los males de España y atender a ellos en una tensión existencial fuera de lo normal. Lo que en un principio parece un drama vital, permite, no obstante, alcanzar una perspectiva de la realidad que en otras regiones españolas es casi imposible.

En primer lugar, cuando emerge la lacra del independentismo, auténtico veneno espiritual de las almas individuales y colectivas, se visibiliza un mal que existe -de forma latente e invisible- en otras partes de España. El nacionalismo en sí mismo es la idolatría de la nación que no admite ninguna trascendencia sobre ella. De tal forma que el individuo queda sometido a un alma colectiva que debe concretarse, o visibilizarse, en forma de Estado. Cuando el nacionalismo catalán crea su universo simbólico, él mismo se visibiliza e intenta imponerse. Así, sin solución de continuidad, se crea una fractura social entre aquellos que lo aceptan y los que lo repugnan. Ello permite un nivel de conciencia que no tienen los que simplemente pueden caer en al nacionalismo español en cuanto idéntica forma idolátrica que el catalán o vasco SEGUIR LEYENDO

donativos1 (1)

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s