En un vídeo se ve la cruda realidad que todos sabemos que ocurre y todos callamos. Así de triste, pero la tomadura de pelo es inmensa.