Me imagino a aquellas abuelitas que al salir de Misa dominical iban a votar, cuando tocaba, al partido de Jordi Pujol (que aunque no lo decían les recordaba tanto a Franco por su estatura y espíritu patriarcal).

Muchas ya han dado a cuenta a Dios de sus vidas, pero desde donde estén, estarán contemplando nuestra “CataSSunización“. Y les resultará difícil entender cómo sus “inocentes votos” a “gente de orden” nos ha llevado a esto. De momento los antisistema se preparan para calentar el otoño político.

 

rev

Pintada de Arran