puji.jpg

Una Cataluña independiente no será reconocida por la Unión Europea. ¿Está claro? ¿Cómo hay que decirlo? ¿Quién falta por decirlo? ¿El Dalai Lama?

Aunque no es una reencarnación de Buda, el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, ha dejado clara -por enésima vez- que: “El Estado de derecho es la columna vertebral de las sociedades modernas y pluralistas y de las democracias constitucionales. Respetar el Estado de derecho y los límites que impone a quienes están en el Gobierno no es una opción, sino una obligación”,

Y sigue: “La comisión, respondiendo a la pregunta parlamentaria, que si una parte del territorio de un Estado Miembro dejara de formar parte de ese Estado porque se convirtiera en un nuevo estado independiente, los Tratados dejarían aplicarse a ese territorio. En otras palabras, un nuevo estado independiente se convertiría, por el hecho de su independencia, en un tercer país respecto a la Unión Europea y los Tratados dejarían de aplicarse allí”.

Todo ello le ha llegado a Puigdemont por carta. Y es que en Europa sospechan que está sordo como una tapia y, al menos así queda por escrito.

Los maliciosos de SOMATEMPS han hecho correr el rumor que en la Unión Europea han mandado la carta traducida del italiano al catalán a través de Googles tralate. Por eso Puigdemont sigue sin entender bien qué está pasando.