arnau-ingresa

De nada sirve aplaudir la gran labor que han realizado estas últimas semanas los servicios sanitarios, cuando luego abandonas a su suerte a los profesionales. El conseller de Salut, Toni Comín, le gusta estar en la foto y salir bien y poco más.

La CGT de Lleida ha criticado los “recortes” en el Hospital Universitario Arnau de Vilanova. Los asuntos más graves son:

-hay plantas cerradas o que la dirección está intentando cerrar.

-Se dan altas a pacientes que no están recuperados y que algunos enfermos “vuelven la misma noche o en al día siguiente a urgencias con el consiguiente gasto que conlleva volver a realizar las pruebas diagnósticas”.

-La planta de otorrinolaringología está cerrada todo el año.

-La de pediatría lo está desde primeros de julio

-La de urología, cerrada desde el 1 de agosto con la previsión de abrirla el 16 de septiembre, pero se ha tenido que abrir antes por la elevada demanda.

-La dirección está bloqueando camas en la planta de traumatología para intentar “cerrar una de las alas” y que en los boxes de urgencias se están metiendo dos camas a pesar de que están preparados solo para una.

Hacia una República catalana insana.