Captura 1.jpg

 

La fuga de empresas en Cataluña persiste. En concreto, 405 empresas abandonaron Cataluña en el primer trimestre, mientras que llegaron 337, por lo que registró un saldo negativo de 68 empresas, según datos elaborados por la agencia de ráting Axesor sobre el cambio de domicilio social de sociedades mercantiles en España.

La cifra negativa se ha visto disparada por la presión fiscal a particulares y empresas, intensificaba por el desafío nacionalista. Este dato supone un auténtico mazazo para el tejido empresarial catalán, que no se encuentra entre las vencedoras, capitaneadas por Madrid, que repite como la preferida para las empresas. De hecho, de esas 405 que salieron de Cataluña, 184 eligieron como nueva sede a la capital española.