camisetas.jpeg

Dice el refrán sobre nosotros: “Els catalans, de les pedres treuen pans” (lo catalanes de las piedras sacan panes”. Y dicho y hecho. En Pipoll, muy cerquita de donde vivía uno de los terroristas, a la que regenta una tienda, se ha dedicado a estampar camisetas con una insolente frase de Trapero.

Fue una desafortunada frase cuando un periodista se largó de una rueda de prensa protestando de que sólo hablaba catalán: “Bueno pues molt bé, pues adiós” (por cierto, le salió un barrexat xarnego de aupa). Las camisetas han causado furor y se han disparado los pedidos.

Aún la sangre caliente de los muertos, y ya estamos haciendo negocios. Somos tan chulos que merecemos la independencia vía express.