Para algunos, difundir estos vídeos, lo llaman “incitación” al odio. Pero la expresión más correcta es “mostrar y advertir sobre lo que piensan los que nos odian”.