HISPANIDAD: “Las cifras desmontan el mito de que España robó el oro de América”


Unknown

Según cuenta la leyenda negra, España arrasó con las materias primas de los virreinatos y los condenó, con sus matanzas y costumbres medievales, a un subdesarrollo que es crónico en muchas regiones de Sudamérica.

El argumento estrella de los que acusan a España de la pobreza de sus antiguas tierras es que los europeos se llevaron todo el oro y dejaron atrás una tierra pobre. Aún recuerdo cuando, en un campamento con ocho años, oí por primera vez a un amigo peruano decir, medio en serio medio en broma, aquella frase de «tú cállate, que nos robasteis el oro». Seguramente se la había escuchado a su padre o a algún familiar, sin que eso significara en sí mismo que en esa casa hubiera un odio soterrado hacia los españoles.

Se trata de una frase hecha que está clavada en el imaginario hispanoamericano. Un tópico basado en una idea equivocada de lo que para la Monarquía hispánica significaban sus territorios de ultramar: no eran simples colonias, no eran lugares que exprimir para alimentar la metrópolis, de la misma manera que para sus pobladores el Nuevo Mundo no era un castigo o la antesala para volver enriquecidos a la Península. Muy pocos conquistadores mostraron intención de volver a casa. Ni como ricos ni como pobres… Francisco Pizarro falleció en la ciudad de los Reyes (Lima), que había fundado, mientras que la muerte sorprendió a Hernán Cortés cuando trataba de regresar desde Sevilla a su querida Nueva España.

 

La extracción de metales preciosos fue un objetivo prioritario durante la conquista de América. Eso es innegable. Entre 1503 y 1660, se estima que a Sanlúcar de Barrameda llegaron unos 185.000 kilos de oro y diecisiete millones de kilos de plata, procedentes del Nuevo Mundo. La cifra puede parecer muy alta, pero solo supone una pequeña parte de las reservas americanas aún existentes. Según la web CEIC, dedicada a datos macroeconómicos, México extrajo el año pasado una cantidad de 110.000 kilogramos de oro, y Perú, 130.000. Lo mismo se puede decir de la plata: lo que España extrajo en 150 años es lo que, según los registros de CEIC, ha producido solo en los últimos cinco años Perú.

Las remesas de metales ayudaron a los Austrias a financiar sus guerras y sus palacios, pero supusieron un impacto negativo en la economía castellana y lastraron el desarrollo industrial. «El no haber dinero, oro ni plata en España es por haberlo y el no ser rica es por serlo», planteaba con aciertoMartín González de Cellorigo ya en esos años. Con el paso del tiempo, la mayor parte del oro y la plata ni siquiera llegaba a pisar suelo español, siendo los banqueros del norte de Europa y de Génova sus principales beneficiados.

Más allá de una labor depredadora

Esta disminución de las remesas transatlánticas en el siglo XVII fue en paralelo con el florecimiento del continente. Como comenta John Lynch en su obra sobre los Austrias, «una importante cantidad de plata permanecía en América, donde el proceso histórico era más de transformación que de hundimiento». Las Indias alimentaban cada vez más el comercio propio. La creación de cientos de ciudades, catedrales, universidades, caminos e incluso hospitales (entre 1500 y 1550, se levantaron unos 25 hospitales grandes y un número mayor de pequeños) demostró que para la Corona aquel continente, aquella empresa atlántica, iba más allá de una labor depredadora.

A partir de 1640, fueron muchos los mercaderes españoles que invirtieron sus metales preciosos en América, sobre todo en Perú, en vez de arriesgarse a que fueran confiscados en España o se perdieran en el viaje. Este capital fue la base para la transformación de las ciudades en la era posterior a la minería. El crecimiento urbano trajo, a su vez, una diversificación de actividades y una reorientación económica. Cuando llegó a su fin el primer ciclo minero, México se reorientó a la agricultura y la ganadería y comenzó a autoabastecerse con productos manufacturados. Perú tardó más en diversificar su actividad, pero, cuando absorbió los beneficios de su propia actividad minera, los invirtió en crear una red de comercio intercolonial que era independiente de la metrópoli.

La recesión de la Península supuso el despegue de su imperio propiamente americano.

Por césar Cervera. Fuente: El debatedehoy



Categorías:HISPANIDAD

8 respuestas

  1. Buen trabajo Pedro

    Me gusta

  2. Suiza, Alemania, Holanda… No tienen minas de oro ni de plata; y sin embargo son ricos, prósperos y civilizados.

    Y que no digan, como dicen los masones, que ” la culpable es la Iglesia Católica”; y que “si hubiéramos sido colonizados por los protestantes, como Jamaica, ahora seríamos tan ricos como Estados Unidos”; porque Baviera, que es el Estado más rico de Alemania es católica, no protestante.

    Los masones sudamericanos copiaron la Constitución de Estados Unidos.

    Lo que no copiaron fue !o que hizo a Estados Unidos rico, próspero y poderoso: su sistema económico basado en la industria y el Imperio de la Ley.

    Al contrario, al destrozar los virreinatos para cortarse Estados a su medida, los golpistas masones rompen la unidad de mercado, se enfrentan continuamente entre sí y son fácilmente derrotables, como le pasó al corrupto México masónico cuando pierde la guerra de agresión de Estados Unidos, pierde con ella 3\4 de su territorio nacional; y convirtiéndose de paso en una colonia comercial norteamericana hasta el día de hoy.

    No es de extrañar que las capitales virreinales no quieran ver ni en pintura a estos estafadores.

    Me gusta

  3. A Zapataero le han regalado una mina de oro.

    Me gusta

  4. Por favor, el oro que se hubiera podido extraer con los medios de entonces está en su mayor parte ahí. Por otro lado, ahora sí que sacan el oro a tope, compañías canadienses que operan sin límite y con la tecnología actual la cosa debe ir viento en popa. No sé cuál será la mordida para estos gobiernos estupendos que tienen ahí.
    Y si son unos inútiles que se lo hagan mirar y dejen ya el cuento de la Leyenda Negra que basta con tener una neurona para ver qué es una patraña. Eso sí, ellos sí que no son una patraña, son bien reales.

    Me gusta

    • La excusa del “oro” sirve a los corruptos políticos para justificar que no sólo son unos ladrones, sino también unos inútiles totales.

      La excusa del “oro” le sirve a la masonería para fabricarse un enemigo que legitimice su dominio secreto del país: el enemigo es España, que “roba” el oro, empobrece a la población y trae el catolicismo que el atrasa, es intolerante y expulsa y quema judíos.

      Por eso estos países llevan 200 años sin prosperar y sin libertad.

      Y siguen siendo expoliados; sí. Pero como siempre por sus propios políticos y los grupos de presión secretos que los dominan.

      Me gusta

  5. América tenía yacimientos de oro; muy pocos, es cierto; pero de lo que era rica de verdad era de plata.

    Pero eso no significa que TODA América fuese rica en oro y en plata. Ni mucho menos.

    Las zonas mineras estaban localizadas y no estaban ni en Chile, ni en Argentina, ni en Costa Rica, ni en la mayor parte…

    Las zonas mineras de plata estaban en Bolivia (llamado en la época “Alto Perú” ) y México; y no en toda Bolivia ni todo México.

    Por ejemplo, no había plata ni oro en California, Nuevo México, Colorado, Montana, Arizona, Florida… enormes regiones que había que colonizar, defender y administrar y que costaba dinero. Mucho dinero continuamente; porque el imperio -los hombres y mujeres de toda raza que vivían en él, ha estado continuamente atacado por ingleses, franceses, holandeses, piratas, indios sin civilizar…

    La producción minera, parte era para el dueño y parte para el Estado, a cambio de la concesión (igual que hoy. Esto viene de los romanos; la parte que se queda el Estado, un quinto -el quinto real- es para pagar la administración, la defensa y las obras públicas; la proporción de 1\5 es árabe y la fija Mahoma para repartir lo expolios de guerra con ese mismo fin)

    Así, el que descubre (más bien mejora la explotación) en el reinado de Carlos III la mina de La Valencia, la mina de plata más rica del mundo, no sólo no le “expropian” su mina, que la conserva y explota: Carlos III le otorga el título de Vizconde de la Mina y Conde de la Valenciana.

    Respecto al daño que hizo a Castilla y a Europa esa plata: creó una enorme inflación que en Alemania creó el caldo de cultivo de subversión para imponer la reforma luterana y en España, además, impide la inversión en manufacturas (se prefiere invertir en juros -deuda pública – sobre la plata que venía una vez al año -si es que venía, porque los huracanes y los piratas también trabajaban – ya que era más rentable y seguro)

    Respecto a los “palacios” del Rey de España , no eran tanto se ni costaba tanto su mantenimiento como para “empobrecer” a América .
    Ni mucho menos.

    La corte palatina era muy pequeña, nada que ver con la Francesa; por lo que el Palacio era la casa del Rey, la de la Reina y poco más. La administración era casi inexistente (no había casi funcionarios)

    Su mantenimiento se realizaba con tierras de las Coronas de Castilla y Aragón adscritas a ese fin desde la conquista (los lugares que se llaman Huerta del Rey, por ejemplo)

    Cuando se conquistaba alguna Taifa musulmana, las tierras propiedad del reyezuelo musulmán pasaban en bloque a este patrimonio, porque cumplían el mismo fin.

    Esto desaparece cuando la masonería las roba con la desamortización, asegurándose de paso el control del Rey con la aprobación de los Presupuestos, porque a cambio de esas propiedades recibe una partida.
    (esto es, ese dinero nunca es o ha sido del Pueblo)

    Por cierto, ni California, ni Arizona, ni Texas, ni Nuevo México… se han hecho ricos por el oro o la plata que no tenían ni les robaron los mexicanos -españoles , sino por el sistema capitalista que implantaron los useños.

    Cuando los masones latinoamericanos y los dictadores populistas, como la ex Presidenta de Argentina se empeñan en echar la culpa de la pobreza de sus países al inexistente oro que “robaron los españoles”, lo que están haciendo es justificando que son unos inútiles y unos ladrones.

    (una excusa muy masonica, muy poco ilustrada y muy falsa que crea, como hemos visto en estos 200 años, esclavitud, opresión y pobreza)

    Porque llevan más de 200 años robando con la excusa de la libertad, el progreso y la ilustración y quieren más.

    Por último, aclarar que los descendientes de conquistadores y colonos son los latinoamericanos actuales; no los españoles actuales.

    El que la masonería, compuesta por españoles y criollos, insistan en que son aztecas -y no otra etnia indígena – (o como los de la logia Lautaro, indígenas hijos de ese líder indio) eso no significa que sea verdad: es una mentira para crear odio y resentimiento contra los peninsulares (que de golpe los convierten en extranjeros y ladrones y responsables de que México o Venezuela no sean como Inglaterra, París o, más tarde Estados Unidos) y hacerse ellos con el poder. -técnica que más tarde emplearía el judío Marx para hacer la revolución y adueñarse del poder en países cristianos – (de otra manera es imposible: su número es demasiado pequeño, por muy ilustrados, científicos y fraternos que sean)

    Me gusta

Trackbacks

  1. HISPANIDAD: “Las cifras desmontan el mito de que España robó el oro de América” — – Reina Vanegas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

DESPERTA

Red sociocultural

A %d blogueros les gusta esto: