es.jpg

Santiago Espot, conocido por sus rebuznantes “calli” para defender a Companys, por denunciar miles de tiendas que rotulaban en castellano, y … por su chulería en general, se enfrenta a 14.400 euros de multa por organizar una de las pitadas habituales al Jefe del Estado.

Por la foto se puede ver a un friki que le acompaña y que se cree que es el mismísimo Santiago Espot. El “procesismo”, ciertamente, está en horas bajas. Por supuesto que alguien pedirá que los catalanes pongamos 20 céntimos cada uno para pagar la multa.