Con estos mimbres se hacen aquellas urnas que nadie sabe donde están. Como Demóstenes, Tardá practicaba la oratoria con unas piedras en la boca … pero se las comía. Por eso su madre no quería que se metiera en política. Y así ha salido con alteraciones neuronales que hasta una presentadora de TV lo deja KO cuando quiere.