330_1407406363p30f1Alfonso Sala y Argemi fue un político catalán de principios de siglo XX,  que destacó por sus intensas campañas contra el naciente nacionalismo catalán.

Fue elegido miembro para el Congreso de los Diputados en Madrid en 12 ocasiones, siempre por el distrito de Terrassa que incluía numerosas poblaciones, (entonces no se elegía a los diputados solo por provincias, como ahora)

Era un industrial de mucho prestigio, firme defensor del proteccionismo económico pero se le recuerda sobretodo por su defensa de un regionalismo catalán firmemente comprometido con España.

Desde el principio se dio cuenta del peligro que conllevaba para Cataluña y España el naciente nacionalismo catalán, con su carga de odio y su potencial para convertirse en un juguete de las ideologías revolucionarias.

Se opuso a la candidatura de la “Solidaridad Catalana” que agrupaba a la Lliga Regionalista junto a fuerzas de izquierdas pero el momento más brillante de Sala llegó en 1918-1919 cuando se opuso con dureza al proyecto de Estatuto de Cataluña que la Lliga intentó imponer para su aprobación.

En 1918 Sala había fundado la Unión Monárquica Nacional, un partido unionista que obtuvo un importante apoyo de los sectores de alta burguesía catalana opuestoa a la Lliga de Cambo’, el gran rival de Sala.

En las elecciones de 1919, la UMN, obtuvo un importante éxito empatando con la Lliga en número de escaños en Cataluña. En el Congreso, Sala pronunció elocuentes discursos contra el Estatuto, ganándose el odio de Cambó y de todos los nacionalistas catalanes.

Sala consiguió que su voto particular al proyecto de Estatuto fuese el documento inspirador de la Comisión que creó el Gobierno sobre el tema,con lo cual el proyecto de la Lliga ,completamente inconstitucional quedó rechazado.

Cambó y los medios nacionalistas como “La Veu de Cataluña” lanzaron una auténtica campaña de odio contra Sala. Cambó llegó a llamarme ” bufón que ha hecho reír a todos los enemigos de Cataluña en Madrid ” e incluso algunos pidieron un atentado contra él

Todos los nacionalistas e izquierdistas se conjuraron para que Sala no ganara de nuevo su escaño en las elecciones de 1920. La Lliga apoyaba al republicano nacionalista Palet y Barba. Pero después de una durísima campaña Sala derrotó a Palet, por la ajustadisima diferencia de 24 votos ( Obtuvo 3835 votos)

El enfado nacionalista fue enorme pero tuvieron que aceptarlo. En cambio, en el resto de España, se recibió la noticia con alegría y Alfonso XIII y el presidente Dato le felicitaron calurosamente

En 1924, Sala fue nombrado Presidente de la Mancomunidad de Cataluña por el general Primo de Rivera pero dimitió después de un año por discrepancias con la línea cada vez más centralista del General.

Años más tarde Sala, (nombrado conde de Egara por  Alfonso XIII) pudo huir a Burgos y salvar la vida durante la guerra civil. Murió en 1947, entre el respeto y el cariño de sus conciudadanos y de las Instituciones del momento.

1200px-monument_a_alfons_sala2c_comte_d27c388gara_28ii29

Monumento a Sala en la ciudad de Terrassa

Rafael Molina Sanchez. Historiador