som.jpg

El diputado de Junts pel Sí, Lluís Llach, en una entrevista en Catalunya Radio, preguntado por hasta dónde puede llegar el Estado para detener el referéndum, ha señalado que: “allá ellos, porque yo, especular sobre la capacidad y la bestialidad de este Estado a estas alturas ya no me divierte nada”. “Ya se lo hará, que se haga responsable ante la historia y ante los demócratas españoles, ante los demócratas catalanes y de los demócratas europeos. Que haga lo que tenga que hacer”, ha sentenciado como si fuera Oswald Spengler, olvidándose de las amenazas que profirió a los funcionarios.

Llach, asegura que que “para mí, ser diputado es un gran fracaso. Me había planificado la vida de otra manera”. Claro, el soñaba con estar dando estacazos en Senegal o dedicándose a vender sus vinos por España.