Foto_oficial_del_nou_Govern_Puigdemont.jpg

Carles Puigdemont,  según ya anuncian todos los medios, ha decidido sacrificar a su portavoz Neus Munté (ella que tanto había apoyado el secesionismo, ahora es depechada y despachada). Para consolarla el PDeCAT prepara su candidatura para las futuras elecciones municipales.

También cesarán Meritxell Ruiz, de un perfil más técnico, deja la cartera de Ensenyament (Más que cercana al Opus y que se la ve poco bregada para lo que se viene encima. Además la política agresiva de ERC y CUP contra los colegios de la obra, la ha puesto entre la espada y la pared.

Jordi Jané (conseller d´interior) cesa dado que su mujer también es alto cargo de la Administración catalana como miembro del Consell de Garanties Estatutàries. El argumento es un poco tonto, porque esto ya se sabía desde que le nombraron.Lo que sucede es que Jané respaldaría a los Mossos d´Escuadra para que cumplieran con la Constitución española.

Otro que recibe la patada es el secretario del Govern, Joan Vidal de Ciurana, hombre de confianza de Artur Mas. Ello significa, como ya avisamos que Puigdemont está dinamitando puentes con el PDeCAT y a la larga lo veremos más que de la manita con ERC.

Veremos como el PDeCAT digiere todo esto a escasos, muy escasos meses del hipotético referéndum.