1.jpg

Soldados de prácticas en L´Escala

 

El concejal del PDeCAT al Ayuntamiento de la Escala, Martí Guillem Sureda, ha dimitido después de invitar al ejército a hacer una maniobras que el viernes levantaron una gran polémica.

Se montó un buen escándalo entre los separatistas pues el ex-concejal es el propietario del camping Isla Mateua donde se hicieron las maniobras. El concejal, se nota que no es político provisional, pues solo se le ocurrió decir la verdad: “la excelente relación que tengo con el ejército”.

El portavoz del PDeCAT en el ayuntamiento de la Escala, Robert Bosch, ha realizado un acto de sumisión a la maquinaria del partido. Asegura que ha aceptado la renuncia del concejal “por el bien común del proyecto … Debemos eliminar cualquier sensación de falta de compromiso con Catalunya y con el President. En momentos excepcionales, decisiones excepcionales. Le agradezco el trabajo realizado, que ha sido mucha y muy bueno. Seguimos con el mismo compromiso inamovible, trabajando para L’Escala y para Cataluña “.

El cándido Puigdemont empieza a parecerse a Robespierre.