reci.jpg

Como aperitivo al 1 de octubre se está calentando el ambiente. El 11 de septiembre es una fecha marcada en rojo en el calendario de los independentistas. Ese día se celebra la Diada y bases radicales de ERC y de la CUP se están organizando para preparar una “acampada general” en la zona centro de Barcelona que se prolongaría a lo largo de tres semanas: entre el mismo lunes 11-S, tras la manifestación anual, y el domingo 1 de octubre, el día en el que se celebraría el referéndum de independencia anunciado por el Govern. Estos planes preocupan especialmente en ámbitos empresariales.

El objetivo de los radicales es organizar una acampada similar a la que el 15-M tuvo lugar Madrid. Sería una acción que paralizaría la ciudad condal durante veinte días y que convertiría Barcelona en un foco de interés mediático, tanto a nivel nacional como internacional. No hay que olvidar que la manifestación en la Puerta del Sol de mayo de 2011 llegó a ser portada de The Washington Post, El Corriere, Le FigaróT… Entre los promotores se cita el ejemplo de la Plaza Tahrir de El Cairo, desde donde se inició la Primavera Árabe.