arzobispo-Sistach-y-Artur-Mas-2013

El famoso lema de Torres i Bages, Cataluña será cristiana o no será, esculpido en la fachada del monasterio de Montserrat, cae como una losa sobre la región catalana, tradicionalmente católica y hoy tan descreída. El partido que presumiblemente gobernará en Cataluña apuesta claramente por avanzar en laicidad e ir minando la religión, de forma incruenta esta vez.

Esquerra Republicana (ERC) someterá a votación, en la sesión del Pleno del Congreso de este martes, una moción por la que insta al Gobierno que presentar una ley orgánica de libertad religiosa, ideológica y de culto que sustituya a la actual, que fue aprobada en 1980 y que, a su juicio, está “obsoleta”.

Esta iniciativa, consecuencia de una interpelación del diputado republicano Joan Tardà al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, denuncia que la norma actual omite en su regulación y aplicación “otras opiniones de conciencia diferentes a la religiosa”, dejando al margen de toda regulación el tratamiento de libertad ideológica.

Durante el debate de la interpelación, este miércoles, Tardà hizo un repaso de las iniciativas que su formación ha llevado a cabo a lo largo de los últimos años en esta materia y se dirigió durante gran parte de su discurso al PSOE, a quien recordó que en 2010 se comprometió a realizar un cambio en esta ley, unas modificaciones que nunca llegaron.

“Sólo podremos avanzar en laicidad si el PSOE, esta vez, no nos vuelve a rechazar”, declaró Tardà, quien llamó también a Ciudadanos a participar en este cambio. “Tenemos una oportunidad ahora que no tienen mayoría”, señaló en referencia al PP, para indicar que si Ciudadanos se autodefine “como partido liberal”, y los socialistas “han cambiado”, no se les puede negar lo que están planteando.