Con orgullo, mujeres musulmanas han celebrado el Día Mundial del Hiyab en Bosnia. En ciudades como Sarajevo o Visoko grupos de jóvenes se han echado a las calles para explicar cómo se pone el velo islámico y porqué creen que es necesario llevar esta prenda.

Nadie ha visto pasar las estrafalarias cabalgatas que inundaron este fin de semana nuestro próspero y alegre Occidente que camina hacia no se sabe dónde.