rufian-psycho1.pngNo tendría sentido dedicar un segundo a la insolencia de este personaje sino fuese poner evidencia la bajeza moral y el odio del niño bonito de ERC.

Una vez más, el diputado de Esquerra ha rebasado todos los límites que fija el decoro parlamentario. Y la mayoría del Hemiciclo no está dispuesta a reírle más las gracias. Y el diputado de ERC, Gabriel Rufián, la volvió a liar en el Congreso. Cruzó este miércoles todas las líneas rojas del decoro parlamentario al insultar gravemente al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, durante su cara a cara en la sesión de control al Gobierno.

Preguntaba el portavoz independentista por la convocatoria de 500 plazas de Mossos de Esquadra, paralizada por el Ministerio del Interior por varias irregularidades de la Consejería catalana del ramo en la misma. Y fue cuando Rufián el espetó a Zoido: “Es usted un miserable y un irresponsable”.

En ese momento, la bancada popular saltó y afeó a gritos la conducta de Rufián, una más en su excéntrica trayectoria desde que es diputado. Sin embargo, Zoido eludió entrar al cuerpo a cuerpo con Rufián. “No le voy a responder a sus insultos, usted mismo se descalifica”, le dijo.

Después del incidente, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, anunció que ordenará borrar del Diario de Sesiones el insulto “miserable” después de que pidiera a Rufián que lo retirara y éste se negara.