arturmas2jpg.jpg

Artur Mas echó de su despacho a la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (ACVOT) y le quitó la subvención que el anterior presidente catalán, José Montilla, le había concedido. El presidente de ACVOT, José Vargas, ha señalado a El Confidencial que al llegar al poder Artur Mas, recibieron la orden de desalojo de su despacho. Vargas, sigue declarando a dicho medio que: “Pedimos una reunión para saber por qué nos echaba y nos dejaba sin ayudas, y su respuesta fue que no quería saber nada de nosotros”.

La ACVOT tenía un despacho en la céntrica Ronda Universidad. “Nos lo había facilitado Montilla, a través de la entonces consejera de Justicia, Montserrat Tura, y luego nos lo mantuvo el consejero de Interior, Joan Saura. Todos ellos tenían sensibilización con el tema de las víctimas del terrorismo y nos facilitaron las dependencias en un lugar céntrico de Barcelona, con el objetivo de que pudieran tener fácil acceso las víctimas que querían realizar reclamaciones. Pero llegó Artur Mas y eso se acabó. Nos echaron del despacho y nos cortaron la subvención que el Gobierno nos daba”.

Pero -añadimos nosotros- hay una justicia natural. A la postre, los amigos de Otegui, los de la CUP consiguieron que Mas no fuera investido President en la última legislatura.