El Presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, fue invitado por la alcaldesa separatista de Badalona a dar el discurso de inicio de las fiestas populares del barrio de Llefià. Una jugada que les salió rana ya que los vecinos se mostraron indignados con dicha decisión. Es por ello que le dedicaron esta pitada y gritos de “España, España”.