liberacion-bcn

El blog Verdades que ofenden trae un reportaje muy interesante.

Hoy hace 75 años que las tropas nacionales entraron en Barcelona. La capital había sufrido 3 de locura y desorden. Recogía el fruto de la siembra ideológica del marxismo más radical: nacionalismo (ERC-ESTAT CATALA), anarquismo (CNT-FAI POUM), socialismo (PSOE), comunismo (PCE)… Una mezcla letal. Persecución ideológica, chekas, torturas estalinistas, asesinatos políticos, destrucción del patrimonio histórico artístico, quema de iglesias, saqueos generalizados, cierre de empresas, expropiaciones, y más de 10.000 crímenes sin juicio, en los muros de Sta. Helena (Montjuich) donde su responsable político, el presidente de tanta barbarie, Companys, seria fusilado esta vez sin el perdón a su condena a muerte conmutada tras su golpe en 1934 (costó la vida a 46 personas, 38 civiles y 8 militares), y tras un juicio sumarísimo, algo que el jamás dio a sus víctimas. La Generalidad fue inútil cuando no cómplice de las barbaridades que pasaban a Cataluña.

El relato nacionalista nos dice que “España” conquistó “Cataluña” ese día. No es verdad. Joan Font Peydró era un soldado del ejército republicano que se había escondido, como tantos otros, para evitar seguir una retirada inútil. Así narra sus impresiones del momento de la liberación:

“Cuando llegamos a la Diagonal, la bandera que vimos pasar desde el balcón apenas ha podido recorrer unos metros. Los primeros soldados desaparecen entre una muchedumbre que los abraza, que los vitorea, que besa la bandera. Esto no se puede describir. Hay que vivirlo para tener una idea de tales momentos. Van llegando más tropas. Y es un río de gente el que los asalta (…) Un enorme trimotor vuela bajísimo a lo largo de la Diagonal. Miles de niños le saludan. Unos tanques van caminando airosos; pero casi no se los ve. El gentío se ha encaramado en ellos y tremolando banderas y vitoreando a España y a Franco, los hace desaparecer entre olas de alegría. Ya ha llegado la noticia a todas partes. Barcelona se ha lanzado a la calle. Y se desborda de entusiasmo. Llegamos a la plaza de Cataluña. Brillan algunas luces. Empiezan a rasgarse las tinieblas. Todo parece un sueño. En todas partes, el mismo entusiasmo. Y banderas españolas. ¡Muchas banderas!”.

Un historiador inglés, James Cleugh, ratifica las impresiones de Fuente:

“Los soldados eran obstaculizados en su avance, no por la resistencia del enemigo sino por las densas multitudes de demacrados hombres, mujeres y niños que afluían desde el centro de la ciudad a darles la bienvenida, vitoreándolos en un estado  que bordeaba la histeria.

Y el general Yagüe , que mandan las tropas que entraron en Barcelona, dijo el mismo día 26 de enero de 1939 : “Nos han hecho el recibimiento más entusiasta que yo he visto (…) He asistido a la conquista de las cuatro provincias del Norte: he paseado la bandera nacional y el escudo de Navarra por Aragón, por Castellón, por todas partes y en ningún sitio, os digo, en ningún sitio nos han recibido con el entusiasmo y la cordialidad que en Barcelona.

Ya ven: un catalán del ejército republicano, un historiador inglés y un general de Franco nos explican lo mismo. Barcelona recibió con entusiasmo expansivo del ejército nacional. “España” no conquistó “Cataluña”, la liberó. La guerra de 1936-1939 fue una guerra civil entre españoles, y por tanto entre catalanes. No dejemos que el nacionalismo repita la discordia y la fragmentación entre los catalanes.