puchi

El Parlament aprobó ayer una declaración delirante. En ella prometen que en “nunca más nadie será perseguido, detenido, procesado ni condenado por sus ideas ni en el ejercicio de los derechos políticos de protesta”, sobre todo durante “la construcción de la República catalana”. (O sea que luego a lo mejor sí que perseguirán y encarcelarán).

Les puedo asegurar que en ese hipotético caso de llegada de una República catalana no dudarían en enviarnos a la cárcel o exilio a muchos y si pudieran a una cuneta como en el 36.