Aunque parezca que estas imágenes han sido tomadas en el Irán más profundo, en realidad han sido grabadas en una escuela islámica en el Reino Unido.

Los gobiernos británicos llevan decenios subvencionando estas escuelas. Y luego se extrañan de los atentados. Increíble, pero cierto.